Comienza la época invernal y con ella llega el frío, los cambios de clima y un problema en común para muchas personas: la resequedad en la piel ¡Sí! El órgano más grande de nuestro cuerpo se puede ver afectado y hacernos notar problemas incluso en la piel que nunca vemos: nuestro cuero cabelludo

Pero ¿por qué sale piel seca en mis raíces?

Durante el invierno la piel capilar tiende a resecárselo que puede hacer que las glándulas sebáceas produzcan más grasa y hasta provocar caspa. Algunos de nuestros hábitos pueden hacer que esto se agrave, mucho más si nos dejamos llevar por las ideas o mitos que escuchamos por todos lados.

Para poder tener la piel de nuestro cuero cabelludo bien hidratada debemos estar pendientes de cómo ha reaccionado al ambiente y los cambios externos, para que nuestra rutina de cuidado se ajuste a lo que realmente necesitamos, por eso damos algunos consejos para evitar la resequedad en esta temporada de invierno:

¡No dejes de lavarlo!

Algunas personas pueden pensar que para combatir la resequedad hay que dejar que el cuero cabelludo produzca un poco más de la grasa que genera naturalmente y lavar menos el cabello. Por si no lo sabías, es así como el hongo Malassezia (el que produce la caspa) obtiene las condiciones ideales para desarrollarse y, por lo tanto, la probabilidad de tener más brotes de resequedad es mayor.

Revisa los beneficios de tu shampoo: tu cuero cabelludo puede necesitar un cambio en esta temporada es necesario que hidrates y lo  mantengas protegido, busca productos con ingredientes hidratantes y que prevengan la aparición de caspa en tu cabeza. Es importante evaluar las condiciones externas para elegir lo que realmente necesitas.

No olvides que los ingredientes que necesitas ¡ya están en tu shampoo!

 Es normal que escuchemos de remedios caseros: forman parte incluso de nuestra cultura, pero debes tener en cuenta que tu shampoo ya cuenta con los ingredientes necesarios para que se mantenga sano, algunos incluso están inspirados en ingredientes como el aceite de coco y te darán justo la hidratación que necesitas. ¡Intenta ser constante con tu rutina de lavado y podrás ver los resultados!

¡Un dato extra!¿Comenzaste a usar más la secadora? ¡Intenta evitarlo!

 Sabemos que con el frío querrás secar tu cabello lo más rápido posible, pero las herramientas térmicas en tu cabeza usan calores muy secos e intensos. Por eso tu cuero cabelludo, puede comenzar a sentirse mucho más reseco de lo habitual, evítalo tanto como sea posible, queremos que tengas una melena hermosa y un cuero cabelludo súper sano.

 

FUENTE: Head & Shoulders