La única, ubicado en la entrada de Polanco e inspirada en la cocina regional mexicana del norte del país, tiene un ambiente bastante agradable y bohemio, el lugar cuenta con su planta baja y una terraza bastante agradable en donde tenemos vista al centro de Polanco y un dj toca en las tardes generando un ambiente bastante agradable, en esta ocasión nos traen su menú mar y tierra con el cual se han reinventado y nos ofrecen una experiencia única y sabrosa.

La propuesta gastronómica está a cargo del chef Gerardo gallegos, egresado de la Universidad Regiomontana con la licenciatura en administración gastronómica nos trae desde Monterrey sabores picantes y salados, inspirados en la cocina de su padre y abuela.

Comenzamos con la tostada de atún de aleta azul, un platillo que definitivamente debes de probar al visitar este lugar. Con una rica base de mayonesa y chipotle que es cubierta por una capa de atún de aleta azul y acompañada de poro frito y aguacate

Después el chef nos ofreció el chicharrón de ribeye, sellado al carbón acompañado de aguacate y salsa tatemada, sin duda exquisito. Una recomendación bastante sabrosa que nos hizo el chef para acompañarlo fue la costra de queso con chorizo regio, receta de su abuela. Servir el chicharrón con la costra en forma de taco con tortilla de harina, sin duda una de las combinaciones más exquisitas que he probado y les recomiendo ampliamente hacer.

La espinita de ribeye prime, crujiente por fuera y muy suave por dentro, ha sido sin duda de los cortes más exquisitos que he probado, acompañada de papas con trufa y parmesano, una combinación deliciosa.

Por último, probamos un exquisito postre, nuevo en el menú, llamado Matilda cake. Es un pastel de chocolate envinado con licor de café y cremoso de avellano. Un postre bastante peculiar que deja caer toda su cremosidad a la hora de levantar un molde que lo cubre, ¡perfecto para instagramear!

El chef nos compartió que para él una de las cosas más importantes es la calidad de los alimentos, mencionó que todas las carnes llegan al día y no pasan por un proceso de congelación, lo cuál hace que mantenga su calidad.

Sin duda la única es una excelente opción para pasar un rato agradable con familiares y amigos, con una cocina regional del norte bastante exquisita y un ambiente agradable y un servicio excelente.

Julieta Chiunti