En México existe un gran número de remedios caseros que van pasando de generación en generación, algunos se siguen al pie de la letra y otros han tenido algunas modificaciones. Pero existe uno que es muy recurrente entre las personas del centro y sur del país, el comer un bolillo para el susto, especialmente después de un sismo.

Cuando el ser humano un shock nervioso derivado por el miedo, su cuerpo reacciona aumentado el ácido gástrico y llega a presentar nauseas. Debido a esta sensación, muchas personas recurren a comer un pan sin azúcar para calmar su estómago y mitigar los mareos.

De acuerdo con la Medicina Tradicional de México, se aconseja comer pan duro o una tortilla fría, ya que el miedo se manifiesta en el estómago y no es recomendable tenerlo vacío porque los jugos gástricos se incrementan, provocando que los síntomas se incrementen en cuestión de minutos.

Aunque se han realizado estudios, el bolillo no tiene propiedades especiales para calmar la ansiedad y las nauseas que se presentan después de un susto, pero se recomienda ingerir cualquier alimento sólido bajo en grasas y azúcar. Si los malestares persisten, no dudes en comunicarte con tu médico.