De acuerdo a un estudio realizado por London School of Economics reveló que entre más grande sea el coeficiente intelectual o grado académico de una mujer, mayor es la posibilidad de que llegue a beber más alcohol.

Esto se debe a que una mujer inteligente tiene una vida social más activa, más compromisos sociales y profesionales; así como el aplazamiento de una responsabilidad y compromiso tanto de relación de pareja, como de maternidad son factores que podrían generar que una mujer inteligente tenga mayor riesgo a desarrollar alcoholismo; en comparación con otros grupos femeninos, revelan los investigadores ingleses.

De acuerdo con Francesca Borgonovi y Maria Huerta, autoras del estudio, se puede llegar a predecir el consumo de alcohol, por medio de sus calificaciones.

Además, explican que luego de aplicar una serie de pruebas a las participantes del estudio, se dieron cuenta que aquellas mujeres que obtuvieron una puntuación de media alta a alta, también presentaron dos veces mayor riesgo de beber más alcohol, en comparación con el resto.

 

Como parte de los resultados del estudio, las mujeres con alguna formación académica eran 71% más propensas a beber en la mayoría de días de la semana, en comparación con las mujeres sin calificación. Además, aquellas que tenían títulos de licenciatura; presentaban 86% más probabilidades de hacerlo.

La investigación también concluye que hace quince años, mientras siete hombres bebían, sólo una mujer tenía el mismo hábito. En cambio, actualmente, debido a los cambio en el estereotipo femenino, la proporción se redujo, ya que de cada siete hombres que toman, cuatro mujeres también lo hacen.