La comunidad cinematográfica privilegia, por encima de todo, el valor de la unión y el compromiso que todos tenemos para apoyarnos como país y como gremio.

Con la emergencia sanitaria, la industria audiovisual suspendió de golpe su actividad. A raíz de esto, 30,000 familias perdieron su fuente de ingresos. Lamentablemente, no se sabe cuando será posible volver a filmar, pero sí que nuestros colaboradores más vulnerables no pueden seguir esperando.

Es por ello que un grupo amplio de cineastas y profesionales de la industria audiovisual se unieron para formar Sifonóforo, Fondo de Emergencia Audiovisual, respondiendo en reciprocidad y sensibilidad a los problemas enfrentados por los trabajadores técnicos y manuales.

La intención es unir fuerzas y asistir a las personas que, día a día, ayudan con su esfuerzo y dedicación a transformar ideas en imágenes. Sin ellas, no se podría ejercer nuestro oficio de contar historias. La misión de este fondo es la de enfrentar la pandemia unidos como comunidad, porque es ahí donde yace nuestra fortaleza.

El concepto detrás del nombre de este fondo es inmediatamente familiar a los que se ganan la vida en un set: un sifonóforo es una colonia flotante de pequeños seres traslúcidos que habitan en el mar, que llegan a extenderse por grandes longitudes. Cada uno tiene funciones altamente especializadas, que realizan en armonía, para sobrevivir a las inclemencias del océano.

Sifonóforo se acercó a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), debido a su amplia y comprometida trayectoria con el acontecer cinematográfico nacional, para que sea el organismo de vinculación con los trabajadores de la industria cinematográfica y audiovisual, y a través de ella se entregue un apoyo solidario único a técnicos y manuales que normalmente sean pagados con un salario semanal o quincenal y de proyecto en proyecto.

Al día de hoy se han recaudado diez millones de pesos de donativos y en la espera de más confirmaciones. Sifonóforo no solicita un monto mínimo para donar y sigue en la búsqueda de más recursos provenientes de cualquier compañía o persona involucrada en la industria cinematográfica y audiovisual. Por lo pronto, con lo recaudado se comenzará a apoyar a las personas que están en mayor riesgo, de acuerdo con los criterios de la convocatoria.

La ayuda está dirigida a los trabajadores técnicos y manuales de la Industria Cinematográfica y Audiovisual Mexicana que se han visto afectados económicamente por la contingencia sanitaria para que soliciten por única vez un apoyo económico de $20,000.00 (Veinte mil pesos 00/100 M.N).

Las solicitudes se harán a través de la plataforma digital de la AMACC y serán revisadas por un Comité Evaluador, conformado por integrantes designados por las compañías que han apoyado el fondo.

La convocatoria estará abierta durante dos meses a partir de su publicación o hasta que se agoten los recursos asignados para tal fin, lo que ocurra primero.