En su séptimo largometraje, Yermo (2020), Everardo González nos lleva a recorrer algunos de los desiertos más emblemáticos del mundo: desde los territorios navajos de Estados Unidos hasta los asentamientos bereberes en el Sahara marroquí, pasando, por supuesto, por los desiertos mexicanos. Yermo estrenará mundialmente el sábado 2 de mayo a las 00:00 hrs. (CDT) en www.ambulante.org como parte de la programación de Ambulante en Casa, y estará disponible por 24 horas para público en la república mexicana.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ambulante (@ambulanteac) el

Filmado sin un guion preconcebido y con una apertura total a las interacciones culturales, el documental es una exploración estética sobre la vida en tierras inhóspitas y un registro contemporáneo de las costumbres, tradiciones, rituales y cosmogonías de los habitantes del desierto. Con ello, González se desmarca de las realidades violentas con las que trabaja usualmente.

En entrevista con Ambulante, el director comparó su experiencia trabajando en Yermo con la de rodar La libertad del diablo (2017), un documental que cuenta el lado más oscuro y doloroso de las víctimas de la guerra contra el crimen organizado en México desde 2006: “Hacer Yermo fue un proceso muy gozoso, incluso terapéutico, que me permitió salir de la locura de haber rodado La libertad del diablo e internarme durante un mes en el desierto de Gobi, un espacio que permite la reflexión”.

Yermo no es un trabajo periodístico ni antropológico, sino una propuesta cinematográfica de vanguardia —una “etnografía a la inversa”, en palabras del director—, cuya inquietud central es la adaptación a un entorno yermo y los recursos culturales que la posibilitan. “Me recordó por qué es tan valioso hacer documentales, no solamente para compartir con otros, sino también por la vivencia propia”, recalcó.