Mantener un espacio limpio reduce riesgos de contraer enfermedades y mejora nuestra salud física y mental.

Desde que comenzó la pandemia por Coronavirus, una de las actividades que más llevamos a cabo es la limpieza, tanto del hogar, como de nuestras manos y ropa.

Así nos protegemos de posible contagio o propagación del COVID, pero también tiene otros beneficios, como lo son para la salud física y mental.

A continuación enlistamos algunos de los beneficios que nos trae el cuidado y limpieza del hogar:

Reduce futuras alergias: Si realizamos una limpieza constante y eficiente evitamos acumular polvo y bacterias que pueden causarnos problemas respiratorios. Hay productos en el mercado que sanitizan, aspiran y sopletean para asegurar una desinfección completa de todos los espacios.

Previene la aparición de plagas: La falta de limpieza en los diferentes rincones puede causar que diversos organismos se acumulen en las esquinas de nuestros hogares; por eso se recomienda limpiar frecuentemente paredes, esquinas y suelos para prevenir la aparición de plagas.

Evita la formación de moho: Otro punto a favor es que evita la formación de moho en diferentes zonas de nuestro hogar y que si no le ponemos importancia pueden representar una afectación para salud de todos en la familia. Mantén siempre un ventilación natural.

Mejora nuestra actividad física: Mientras realizamos las tareas del hogar estamos realizando un poco de actividad física; algo que nos hacía mucha falta durante el confinamiento porque no podíamos salir, pero que se resolvió al realizar las labores dentro del hogar o como espacios para rutinas de ejercicio.

Mejora la salud mental: Al tener un lugar limpio podemos realizar mejor y en mayor armonía actividades que nos gustan como leer, descansar o jugar; de hecho, al realizar las tareas de limpieza podemos liberarnos de cargas emocionales como enojo o ansiedad e incluso también es un tiempo en el que podemos analizar o reflexionar sobre algo.

Fuente: Koblenz