La emergencia sanitaria generada por el COVID-19 nos recordó que no tenemos los mejores hábitos de higiene, pero también reveló que no conocemos el uso correcto del uso de cubrebocas, de material de limpieza y de sanitización, por ejemplo el gel antibacterial. Ante esta situación, nos dimos a la tarea de compartirte los siguientes puntos para que entiendan que lo estás utilizando de forma incorrecta.

1. No sustituye al lavado de manos

El gel antibaterial es un elemento de apoyo para eliminar virus y bacterias que se encuentran en tus manos, pero por más que te apliques, esta sustancia no elimina la misma cantidad de agentes que el lavado de manos. Los expertos recomiendan que tengas como prioridad lavarte las manos por lo menos un minuto cada que tengas oportunidad.

2. No cubres las superficies necesarias

Otro error común es que las personas no cubran todas sus manos con el gel. Normalmente solamente nos echamos en la palma de la mano o en la parte de atrás. El gel debe cubrir toda nuestra mano, como un guante invisible, incluyendo los surcos entre los dedos.

3. En exceso es contraproducente

Los geles antibacteriales no solo matan las bacterias malas, también las buenas por lo que usarlo en exceso puede causar problemas en la piel como irritación y piel seca. Los expertos recomiendan que al estar en casa nos apliquemos una crema humectante para mitigar los efectos del gel.

4. Debes mantenerlos alejados de los niños

Es importante que hables con tus hijos sobre el uso del gel antibaterial y dejarles en claro que no es algo con o que deban jugar. Recuerda que algunos de sus componentes son tóxicos y pueden afectar la salud de los más pequeños.

5. Debes dejar que se seque en su totalidad

Muchas personas creen que con ponerlo es más que suficiente para eliminar los virus y bacterias, pero eso no es así. Expertos aseguran que debemos continuar a masajear nuestras manos con el gel hasta que se evapora por completo. Toma unos segundos en hacer efecto.

6. El contenedor tiene más bacterias de las que imaginas

Debes tener en cuenta que el gel antibacterial en lugares públicos ha sido tocado por decenas o incluso cientos de personas antes que tú. Lo recomendable es que alguien más te lo aplique o que cargues con tu propio gel.