Durante muchos años existió un mito que relacionaba nuestra actividad sexual con la llegada de la menopausia, pero después de varios años de investigación se ha concluido que si existe una relación entre ellas.

La investigación detalla que las mujeres que tienen relaciones sexuales por lo menos una vez a la semana antes de la menopausia se les corta el ciclo menstrual después que a las que no son tan activas sexualmente a la misma edad. Tener mayor actividad sexual después de los 40 años redujo un 28% las posibilidades de entrar en la menopausia respecto a las mujeres que tienen relaciones sexuales menos de una vez al mes.

“Si una mujer tiene pocas relaciones sexuales o relaciones sexuales poco frecuentes cuando se aproxima a la cuarentena, su cuerpo no recibirá las señales físicas de un eventual embarazo”, comentaron Megan Arnot y Ruth Mace, investigadoras del University College London.

Las investigadoras hicieron hincapié en que estos datos son una media y que la aparición de la menopausia depende de diversos factores a los que se encuentre expuesta la mujer.