Tener este tiempo en casa es un excelente pretexto para cuidar mucho más de ti y de una manera muy sencilla, es por eso que te recomendamos iniciar con un pedicure casero.

En medio de la pandemia es muy complicado poder asistir a un spa o salón de belleza, por eso te damos unos tips para tener unos pies increíbles.

Para lograr el pedicure casero ideal no son necesarios demasiados productos, de hecho las recomendaciones esenciales se basan en mantenerlo todo muy natural.

Para comenzar, debes echar mano de las limas o de las piedras naturales para remover asperezas o la piel muerta que se queda acumulada en los talones y contorno del pie.

Procura hacer este procedimiento después de bañarte y recuerda usar crema cuando termines el limado.

Lo siguiente que debes hacer es exfoliar tus pies con una mezcla de azúcar y café con un poco de miel. Esta mezcla ayudará a remover la piel muerta, al mismo tiempo que promoverá la hidratación.

Es recomendable remojarlos en una solución salina y aceites naturales que puedes preparar con bicarbonato y la esencia que prefieras. Recuerda que el agua debe estar a una temperatura media.

Para finalizar, la hidratación es fundamental para que el pedicure casero surta su efecto. Así que te recomendamos aplicar una cantidad generosa de crema al terminar los pasos anteriores.