Existen dos tipos de personas: las que se duchan en la mañana y las que lo hacen por la noche. Lo cierto es que ambas posturas defienden los beneficios del baño antes de salir de casa y antes de acostarse. Aquí te contamos los pros de ambas opciones para que elijas cuál te conviene o se adapta a tu estilo de vida.

 

Ventajas de bañarse en la noche

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Milesymillonesdeestrellas (@hathormor) el

-Dormirás por las mañanas.
-Asearte en la noche mantendrá tu ropa de cama más limpia y libre de bacterias por más tiempo.
-Dormirás más relajada.
-Te deshaces de los gérmenes que adquiriste durante el día.
-Tu pelo amanecerá más dócil. Te dará tiempo de desayunar.

 

Ventajas de bañarte por la mañana

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Raquel Hornero Perdenet (@raquelhorneroperdenet) el

-Empiezas el día fresca y llena de energía.
-Mejoras la circulación y el flujo sanguíneo.
-Tu piel y tu pelo estarán menos grasosos.
-Te deshaces de los aceites naturales producidos durante la noche.
-El agua fría en la mañana ayuda a limpiar los poros.
-Estarás más alerta durante todo el día.

IMPORTANTE: No es recomendable darse un baño en la mañana y luego en la noche. Si lo haces lo único que conseguirás es eliminar bacterias protectoras de la piel, además de grasas naturales, la piel se secará demasiado y se volverá más sensible aparecerán grietas, resequedades e infecciones.