¿Dormimos peor durante el confinamiento? La situación social que estamos viviendo en estos momentos está afectando a muchos de nuestros hábitos, y el sueño es también uno de ellos.Dormir bien es muy importante, quizás ahora más que nunca, ya que el descanso ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico, la defensa natural del cuerpo contra virus e infecciones.

Es probable que durante la cuarentena hayamos cambiado nuestros ciclos de luz y oscuridadpues quizás nos estamos despertando y acostando más tarde. Es decir, nos perdemos la luz del sol de las primeras horas del día, que son clave para que nuestro cerebro sepa que dentro de 12 o 14 horas llegará el momento de dormir. Además, el trabajo en casa y el no salir de casa nos han llevado a cambiar nuestros hábitos de cansancio. En una situación normal, en el transcurso del día el cuerpo se mantiene activo y al llegar la noche siente la necesidad de descansar. Sin embargo ahora, al tener menos actividad física, llegamos a la noche menos cansados y esto puedo incidir en nuestro sueño.

El descanso óptimo es esencial para llevar un estilo de vida saludable, así como para proteger y fortalecer nuestro sistema inmunológico, clave para combatir cualquier tipo de virus e infección. Para ello, debemos mantener unos hábitos adecuados que nos permitan relajarnos y dormir mejor, ya que es durante las horas de descanso cuando el cuerpo realiza los procesos regenerativos necesarios para fortalecer al sistema inmunitario.

Gregorio Mora, coach del sueño, detalla diez consejos a tener en cuenta:

  1. No hacer ejercicio en las tres horas antes de irse a dormir,ya que estimula nuestros músculos y acelera el ritmo cardiaco.
  1. Cenar dos horas antes de irnos a la cama para que nuestro cuerpo finalice la digestión previo al dormir y no mientras pernoctamos.
  1. Durante las cenas ingerir alimentos ligeros,sin carbohidratos y prescindir de bebidas alcohólicas.
  1. Intentar mantener un horario similar a diario respecto a la hora de meterse en la cama. Lo ideal es hacerlo entre las 22 y las 23 horas.
  1. Dos horas antes de dormir, dejar de utilizar aparatos electrónicos como pueden ser: teléfonos celulares, computadoras portátiles, tablets, etcétera.
  1. Mantener una temperatura entre los 18 y los 20 grados centígrados en la habitación en la que se duerme.
  1. Todos los materiales que utilicemos para dormir deben de ser naturales. Hay que prescindir de insumos sintéticos y derivados de petróleo para los sistemas de descanso, ya que no permiten una correcta transpiración del cuerpo.
  1. Evitar dormir en colchones con muelles,ya que son electro-conductores.
  1. No tener aparatos electrónicos conectados en la habitación donde se duerme. Es aconsejable desconectar la red wifi en toda la casa y además cargar el teléfono celular a una distancia prudente de nosotros o incluso en una estancia diferente a donde se descansa.
  1. Para disfrutar de un sueño reparador se debe dormir entre 7 y 8 horas.