Seguro que desde que tienes uso de razón sabes que para quitar el esmalte de las uñas hay que mojar un algodón con un poco de producto a base de acetona. Pero seguro nunca te imaginaste que eso estaba mal.

Si lo haces de la manera tradicional, lo único que consigues es manchar tus dedos.

Por lo que la manera correcta es poner acetona en un recipiente y dejar los dedos remojando. Luego pasa un pedazo de algodón por unos segundos y vas a ver como el esmalte desaparece sin dejar marcas.