Muchas de nosotras comenzamos a utilizar las toallas femeninas por intuición, ya que nadie nos comentó que debemos seguir un estricto protocolo que va desde comprar el producto adecuado hasta los mejore hábitos de limpieza al momento de su colocación. Es por eso que hoy te compartiré 5 errores que cometemos todas y podrían perjudicar seriamente nuestra salud.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Semilla Roja (@semilla.roja) el

1.- Guardar toallas en el baño

La mayoría de nosotras colocamos el paquete de toallas femeninas en el baño, pensando que al ser un producto de higiene personal debe ir en la misma habitación que el shampoo y el desodorante.

Temo decirte que es el peor lugar en el que pueden estar. El baño es un lugar con mucha humedad; si por alguna razón no están bien cerrados los empaques individuales, las toallas podrían presentar hongos o bacterias.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Somos Una (@copamenstrual_luna) el

2.- Abrir el empaque antes de usar la toalla

Dejar las toallas abiertas propician a que se contaminen, por lo que tendrás que desecharla si no la utiliza inmediatamente de abrir el empaque; de lo contrario expones a tu cuerpo a una infección superficial en tu zona V.

3.- No debes llevarlas en tu bolsa de mano

Te preguntaré ¿cuántas veces limpias tu bolsa de mano a la semana?; así es, te esperas a limpiarla hasta que esté muy sucia, se derrame algo o tenga un mal olor.

La bolsa de mano contiene muchas bacterias gracias a que en ella se transportas tus llaves, el celular, monedas y otros elementos que son portadores potenciales de mugre y microbios. Así que debes aprender de que a todo eso estás exponiendo a un element que tendrá contacto con tu piel.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Alternativasecológiasreusable (@alternativas_reusables) el

4.- No lavarte las manos antes y después de ponerte la toalla

Debes lavarte las manos antes y después de colocarte la toalla para evitar que se contamine tu zona íntima. Te puede resultar increíble, pero muchas chicas llegan con el ginecólogo con alguna infección que se pudo evitar con el simple hecho de tener este hábito de higiene.

5.- Elegir mal el producto

Cuando una chica no conoce el tamaño el tamaño de su vagina, su lubricación, la constancia y la abundancia de la menstruación, su sensibilidad y otras detalles, lo más probable es que compre un producto que no es el adecuado.

Existen muchas marcas y modelos, por lo que la única forma para encontrar la toalla adecuada es probando con todas.

Y tranquila, no te sientas mal de cometer alguno de estos errores, lo que necesitabas era esta información y quiero que a partir de ahora lo tengas en cuenta.