¿Alguna vez has escuchado hablar sobre los fibromas uterinos?También conocidos como miomas, estos son tumores benignos, no cancerosos (así que no te asustes). Se generan dentro de las paredes del útero, su tamaño y la cantidad en que se presentan son muy variados, tan minúsculos como un grano de arroz y tan grandes como una toronja, así lo compartieron especialista del portal Periodo Abundante.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Sheila Gonzalez (@sheilagonzalez98) el

Los miomas uterinos son los tumores más frecuentes del aparato reproductor femenino. Se estima que aparecen en un 25% de mujeres en edad reproductiva y hasta en un 40% de mujeres en edad inferior a los 50 años y a la edad de 45 años. Aproximadamente el 70% de las mujeres han desarrollado como mínimo un mioma.

En muchas ocasiones muchos miomas son pequeños y no causan síntomas, pero lo más frecuente es que produzcan alteraciones en tus menstruaciones como: hipermenorreas o menorragia, que son sangrados excesivos que implican un sangrado por encima de los 80 ml en un solo ciclo (alrededor de 6 tampones diarios) y hemorragias intermenstruales, que es el sangrado que se produce entre periodos; dolor abdominal y síntomas de compresión.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Pharmaself 24 (@pharmaself24_headquarters) el

Se suelen dividir en tres categorías, según su localización; en función de lo cerca o lejos que estén del endometrio, que es la capa interna del útero:

1. Fibromas submucosos: que crecen hacia el interior de la cavidad uterina.

2. Fibromas intramurales: que crecen dentro de las paredes del útero y pueden provocar periodos menstruales con sangrado abundante o que éste se produzca entre ciclos.

3. Fibromas subserosos: que se forman debajo de la capa más externa del útero, crecen hacia el exterior y pueden provocar dolor o sensación de presión.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Katherine León (@beyondthemed) el

¿Qué lo causa?

No se conocen las causas por las cuales una mujer desarrolla fibromas, pero algunos factores son:

Factores raciales: Las mujeres de raza negra son más propensas a tener fibromas que las mujeres de otros grupos raciales. Además de presentarlos en edades más tempranas.

Factor hereditario: Si tu madre o hermana tuvieron fibromas, corres mayor riesgo de padecerlos.

Otros factores: El inicio de la menstruación a una edad temprana, la obesidad, una deficiencia de vitamina D, tener una dieta más alta en carnes rojas y más baja en verduras, frutas y lácteos, y beber alcohol, incluida la cerveza, parecen aumentar el riesgo de presentar fibromas.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas mujeres tienen fibromas uterinos en algún momento de su vida. Pero la mayoría no sabe que los tiene porque a menudo no causan síntomas y se descubren accidentalmente en un examen ginecológico o a través de un ultrasonido.

Pero en otros casos los fibromas pueden manifestarse con los siguientes síntomas:

1. Menorragia (sangrado menstrual copioso y prolongado) y acompañado con cólicos intensos
2. Sensación de presión o pesadez en el área pélvica
3. Crecimiento del bajo vientre
4. Necesidad frecuente o dificultad para orinar o estreñimiento
5. Dolor en la espalda baja

Normalmente los fibromas uterinos no representan ningún peligro, sin embargo, en ocasiones la pérdida frecuente y abundante de sangre por la menorragia puede ocasionar anemia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Casa Urania 🌙 (@casaurania) el

Además, los fibromas submucosos pueden dificultar tu embarazo o provocar ciertas complicaciones durante el mismo, como por ejemplo: dificultan la implantación del embrión lo que puede ser causa de abortos espontáneos. Por este motivo y por las molestias que provocan, se recomienda siempre su extracción una vez que son diagnosticados, especialmente si deseas quedar embarazada.