Existen una gran oferta de productos de belleza con precios que se adaptan a la economía de cualquier persona; pero en los últimos años, la falsificación de cremas y cosméticos se ha intensificado, provocando daños a la industria y a los consumidores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ash Bee (@1makeupbyayesha) el

Autoridades de salud de Estados Unidos han alertado sobre los problemas que generan los productos de belleza de bajo costo y las falsificaciones; ya que se han detectado grandes cantidades de mercurio y heces en cremas para reducir las marcas de la edad y en maquillajes en polvo.

Detallaron que la elaboración de la mayoría de los productos del cuidado de la piel y cosméticos de bajo costo se lleva cabo en condiciones insalubres, es por eso que al ser sometidos por los procesos de salubridad correspondientes, se ha detectado que muchos de ellos contienen excremento de perro y orina de gato.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por #bellezamelbespain (@bellezamelbe_spain) el

“Las ventas ilegítimas, la alteración de los productos y la reventa son problemas de la industria de la belleza que ameritan una atención cercana y la concienciación de los consumidores”, señala el comunicado.

El contacto de estos productos puede ser dañino para la salud. Un ejemplo de esto fue lo que sucedió a principios del mes de septiembre en California, donde una mujer de 47 años quedó en un estado semicomatoso después de usar una crema para piel de la marca Pond’s que compró en México.

Los médicos detectaron que los niveles de mercurio que se encontraban en su sangre eran 500 veces más alto de lo normal. Al ser cuestionada sobre cómo adquirió el producto, confesó que lo adquirió a través de una persona que viajaba a México para comprarlos a un precio más bajo, pero no imaginó que fuera una falsificación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por BLOGGER 🙂 (@miss_fashion_makeup_) el

En nuestro país existe una red de venta de cosméticos y productos estéticos piratas, y se encuentran a la venta en mercados sobre ruedas, en puestos ambulantes y a través de redes sociales.