Existe el mito de que las mujeres debemos ir al  ginecólogo hasta que iniciamos nuestra vida sexual y eso está bastante mal. Los ginecólogos aseguran que el aparato reproductor femenino debe ser monitoreado a partir de los 10 años de edad; que es la edad promedio en la que inicia el proceso hormonal de la mujer. Pero debemos ser honestas, la mayoría de nosotras acudimos sólo cuando tenemos algún malestar y casi siempre lamentamos no haber ido antes.

Algo de lo que estoy segura es que deseas estar sana, por lo que si eres de esas chicas que no suelen ir constantemente al médico para un chequeo general, estas son las cosas que no debes seguir haciendo, lo dicen los especialistas por tu bien.

1.- No esperar a ser sexualmente activa para ir al ginecólogo

Los especialistas recomiendan asistir por primera vez al ginecólogo entre los 10 y 13 años para verificar que el proceso de desarrollo ocurra adecuadamente.

2.- No ser del todo honesta

Un ginecólogo no juzgará tu vida sexual, pero es necesario que le comentes todo lo que haces para para mantener todo en orden. Los médicos hacen un juramento para mantener la intimidad de sus pacientes.

3.- Sentirte mal por tu vello púbico

Los ginecólogos coinciden en que afeitarse o depilarse no es una obligación, por lo que recomiendan mantener el vello natural, recuerda, por algo esta ahí.

4.- Creer todo lo que dicen sobre higiene femenina

Existen muchos mitos sobre lo que se debe y no hacer respecto a tu higiene personal, especialmente en la zona íntima, y si bien, algunos de ellos han pasado de generación en generación sin afectar a nadie, es mejor preguntarle a un especialista. Recuerda que todos los cuerpos son diferentes, sobre todo el PH vaginal.

5.- Recurrir a “doctor Google” para resolver tus dudas

En algún momento recurriste a Google para consultar las dosis de un medicamento, o reconocer los síntomas del posible padecimiento que tengas. Pero debes ser consciente que mucha de la información publicada en la red no está verificada por un experto en la materia; lo mejor es ir al médico.

6.- Esperar a que las molestias aumenten para ir a consulta

Tenemos muy arraigado que, a cualquier molestia, tomamos un medicamento para continuar con nuestras actividades y solo cuando los dolores son más fuertes es cuando acudimos al ginecólogo. Ese hábito ha cobrado la vida de miles de mujeres en todo el mundo; debido a que muchas de las enfermedades presentan dolores hasta que ya están en una etapa avanzada. Escucha a tu cuerpo, los pendientes pueden esperar.

7.- Evitar los anticonceptivos

Muchas mujeres prefieren cuidarse con el método del ritmo o preservativo por miedo a los anticonceptivos, especialmente por el mito de que te hacen subir de peso. El condón como los anticonceptivos son métodos muy efectivos, pero debe ser adecuado para tu cuerpo. Si decides cuidarte sin hormonas debes comunicárselo a tu ginecólogo.

8.- Hacerle caso a las recomendaciones de la prima de una amiga

Los consejos de nuestras amigas son con mucho amor y pensando que nos harán bien, pero más amor y buena vibra, sus experiencias personales se adecuan a su cuerpo, por lo que es mejor darles un abrazos, agradecerles que estén al pendiente de tu salud y preguntarle a tu médico sobre lo que te comentaron.

9.- No darle importancia a los dolores menstruales

Por más que te digan que los dolores menstruales son normales, debes saber que no es así, al contrario, los dolores son mensajes del cuerpo de que algo está mal en esa zona.

10.- Obsesionarte con el depilado en las zonas íntimas

Los médicos coinciden en que depilarte la zona íntima requiere de buena higiene y cuidado, desde el primer día hasta que el vello retome su tamaño normal. Lo recomendable es mantener esa zona con la cantidad necesaria para evitar que algún microorganismo se aloje en la zona y genere alguna infección.