La mayoría de las mujeres invertimos grandes cantidades de dinero para mantener nuestras pestañas en las mejores condiciones; pero lamentablemente olvidamos cambiar algunos hábitos que podrían mejorar su composición y así tener un efecto reparador completo.

¿Te imaginas quedarte sin pestañas para siempre?, obvio eso es una pesadilla, pero tranquila, eso no ocurrirá si dejas a hacer lo que te comentaremos a continuación.

1. Rímel a prueba de agua

Es verdad que son una buena idea, sin embargo el uso diario las vuelve quebradizas, duras y pesadas, además que al tratar de quitarte el rímel puedes jalarlas y desprenderlas.

2. Maquillaje viejo

El rímel no debe durarte más de 3 meses, así como el delineador y las sombras. Aunque sí tienen un tiempo de vida, lo mejor será no usarlos pasado este tiempo ya que acumulan bacterias y pueden provocarte infecciones.

3. Dormir con maquillaje

Ya sabemos que luego de la fiesta o el trabajo a veces decidimos dormir con maquillaje, sin embargo el rímel se endurece y lo hace más susceptible a quebrarse debido al roce con las almohadas.

4. Herramientas sucias

Pasa lo mismo que con el maquillaje viejo: acumulan bacterias que pueden provocarte muchas infecciones, lávalos periódicamente y déjalos secar.

5. Compartir maquillaje

A veces olvidamos nuestro rímel o sombras y se nos hace fácil pedirlo a las amigas. Gran error. Al hacerlo intercambiamos fluidos con la otra persona y podemos pasarlo muy mal.

6. Usar rizador de pestañas

Es un gran aliado, pero hay que saber usarlo si no queremos terminar con nuestras pestañas en la mano. Úsalo antes de aplicar el rímel, lejos del origen de las pestañas y aplicando muy poca fuerza.