Son muchos los factores por los que tus dientes pierden su tono blanco, algunos de ellos son por fumar o tomar café en exceso. Para esos casos, hoy te compartimos cinco tips que le regresarán el brillo a tu sonrisa.

Bicarbonato de sodio y jugo de limón

La mezcla de estos dos ingredientes es el primero en aparecer cuando realizamos la búsqueda. Mezcla 1/4 de taza de bicarbonato de sodio con el jugo de medió limón. Deberás de mezclados hasta que se forme una pasta. Puedes aplicarlo con un  cepillo de dientes. Deja en tus dientes la mezcla por aproximadamente un minuto antes de enjuagar todo. Debido a la acidez de los limones, no dejes la mezcla en ellos más tiempo del sugerido. Te recomendamos hacer esto una vez a la semana.

 

Aceite de coco

A estas alturas del partido, todos sabemos los usos y beneficios del aceite de coco. Además de ayudarte a tener un rostro natural, a ser una crema hidratante, una mascarilla para el pelo y un removeedor de maquillaje, también funciona como un blanqueador natural de dientes. Ayuda a extraer las bacterias orales que ayudan a que se cree gingivitis y mal aliento. Toma una cucharada de aceite de coco y has buches durante 20 minutos y enjuaga. Puedes hacerlo durante las mañanas.

 

Fresas, bicarbonato de sodio y peróxido de hidrógeno

Para este remedio necesitarás de un exfoliante de fresa. Lo único que necesitarás es una fresa, una cucharada de bicarbonato de sodio y una gota de peróxido de hidrógeno. Mezcla todo y, la pasta que obtengas como resultado, aplícala en los dientes y después enjuaga. Seguro te encantará el sabor de esta más que de las otras.

 

Carbón activado

Cepillarse los dientes con una pasta negra no parece nada agradable. El carbón activado ha sido una tendencia durante los últimos meses en la belleza. Esta sustancia en polvo negro es mucho mas benéfica de lo que te imaginas. El carbón activado, absorbe todo lo malo que hay en bebidas como: té, café, vino y algunos otros, y ayuda en la lucha contra caries y el cuidado de las encías. Lo que necesitas hacer es mezclar el carbón activado con un poco de agua y agitarlo hasta que se forme una pasta. Deberás sumergir el cepillo de dientes en la mezcla e ir cubriendo cada diente. Déjalo por tres minutos y enjuaga.

 

Mascarilla de plátano

Puedes utilizar la parte de adentro de una cáscara de plátano, que es rica en potasio, magnesio, manganeso, y otros minerales, para blanquear tus dientes. Los minerales en una banana son absorbidos por el esmalte y tienen efectos saludables de blanqueamiento. Después de cepillarte y usar hilo dental, los expertos recomiendan pelar un plátano maduro y luego frotar un pedazo de la parte interna de la cáscara en tus dientes durante dos minutos. Luego enjuágate y vuélvelo a hacer antes de irte a dormir.