Todas las chicas tenemos ese tip de belleza que nos recomendó nuestra mejor amiga o nuestras hermanas, pero algunos de ellos solo han pasado de persona en persona sin comprobarse su efectividad. Es por eso que te vamos a ayudar a identificar esos procedimientos de belleza que en lugar de ayudarte podrían poner en riesgo tu salud.

 Bicarbonato para exfoliar la piel

Seguramente llegaste a escuchar que el bicarbonato es muy bueno para exfoliar y que lo puedes usar las veces que quieras, pero esto no es así. Resulta que este ingrediente altera el PH de tu piel, llevándolo de 4.5 a 9. Esto provocará que se reseque tu piel y aparezcan nuevas arrugas.

Limpieza facial con ácido bórico.

En Internet circulan muchos tutoriales que aseguran que el ácido bórico te ayudará a limpiar tu piel fácilmente. Este químico lo puedes encontrar en geles exfoliantes y tónicos, pero en una cantidad mínima, por lo que aplicar directamente en la piel podría dejarte quemaduras graves.

Aclarar el tono de tu cabello con detergente de ropa.

Sí por alguna razón tuviste una mala experiencia al teñirte el cabello, este tips seguramente te lo recomendaron. Este método de “enjuague” lo único que te dejará es irritación en el cuero cabelludo, erupciones cutáneas y pérdida de cabello, debido a los fosfatos que contiene este tipo de jabón.

Aceite caliente con jugo de limón para hacerte crecer las uñas.

Aunque suene bastante peligrosos, muchas chicas en varias partes del mundo han intentado este tutorial para fortalecer sus uñas, pero lo único que genera es resequedad en la cutícula y que la piel alrededor de las uñas sea más sensible  se vuelva débil.

Usar aceites para mascarillas de esencias o para fajarse.

Los aceites con esencias no son malos, al contrario, ayudar a relajar el cuerpo en los tendones que se alteran con el estrés. Pero el exceso puede provocar quemaduras, ampollas y comezón, por lo que debes tener precaución al utilizarlos.

Usar solventes para renovar esmaltes secos. 

Muchas hemos utilizado este método para traer del más allá nuestro esmalte favorito, pero esto lo único que provoca es dañarnos la cutícula de las uñas. Esto se debe a que la base del esmalte ahora es un corrosivo y con cada aplicación terminas adelgazando tus uñas.

Exfoliar los labios con un cepillo de dientes.

Pensaría que sí tus dientes quedan limpios con el cepillo de dientes, tus labios quedarían igual, peor no. Las cerdas están diseñadas para la resistencia de los dientes y utilizarlo en tus labios podría generar grietas, perfectas para que las bacterias se alojen y generen protuberancias.

Mascarilla de mostaza para ayudar al crecimiento del cabello.

Este tip que circula en redes sociales asegura que si mezclas aceite, huevos y mostaza tendrás una cabello largo y saludable, pero esto no es así. Esta combinación lo único que te provocará es una quemadura muy grave. La mostaza aplicada de esta manera puede provocar una alergia muy fuerte que se presentará en la inflamación de ojos, axilas y has asfixia y urticaria.

Usar mayonesa en lugar de un acondicionador. 

Este tips seguro lo escuchaste de tu abuelita, pero no, no tiene ningún resultado. La consistencia de los huevos o la mayonesa en tu cabello solo lo hacen pesado y grasoso.