Muchas de las calorías que llegan a nuestro cuerpo las consumimos sin darnos cuenta, debido a algunos de los ingredientes que utilizamos al cocinar nuestros platillos. Una excelente opción es hacer sencillos cambios en los insumos de nuestras recetas para hacerlas más ligeras y sanas.

Beatriz Cuyas, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, te invita a seguir los siguientes consejos si estás buscando reducir tu consumo calórico:

  1. Mide el aceite al cocinar. Las grasas y aceites tienen funciones importantes en nuestro cuerpo, por ejemplo, darnos energía concentrada. Por lo tanto, si buscas disminuir las calorías de tus platillos de recomendamos limitar la cantidad de aceite que utilizas a una cucharadita por porción del platillo que prepares. También puedes evitar los alimentos fritos que utilizan mucho aceite. En su lugar, rocía o barniza con aceite los comestibles y luego hornearlos.

  1. Opta por claras.Si tu receta requiere de huevo, sustituye una yema por una clara extra del huevo que requiere la preparación, es decir, si te piden un huevo, utiliza dos claras. La yema contiene la mayor cantidad de grasa del huevo por lo que al retirarla, tu platillo contará con menor cantidad de grasa.

  1. Endulzantes tradicionales por sustitutos de azúcar.Puedes elegir productos con endulzantes sin calorías, como la sucralosa o la estevia, para reducir la ingesta de azúcar sin renunciar a tus alimentos y bebidas favoritos. Otra opción es prepararlos tú mismo, con estos endulzantes sin calorías.

 

  1. Harina blanca por harina integral.Reduce la cantidad de carbohidratos simples sustituyendo la mitad de la harina que te indica la receta por harina integral u hojuelas de avena, con esto elevarás en automático la fibra de tu platillo y, al mismo tiempo, disminuirás sus calorías.

  1. Lácteos por sus versiones descremadas o bebidas vegetales.Es algo muy sencillo y fácil de cambiar en casa. Sólo es cuestión de tomar del anaquel las versiones descremadas de leche, quesos o yogurt. Actualmente también tenemos las opciones de bebidas vegetales como soya, coco, almendras, entre otras. Sólo busca las que vengan reducidas en azúcar.

  1. Mantequilla por puré de frutas.Seguramente este truco no lo sabías, pero es muy recomendable y funciona de maravilla. Para evitarte la grasa que posee la mantequilla, sustitúyela por puré de manzana, plátano o aguacate.

 

  1. Bebidas y jugos por sus versiones bajas en calorías. La forma más saludable de reducir las calorías líquidas es tomando agua natural, pero, si optas por bebidas saborizadas o jugos de frutas, elige las que no contienen azúcar añadida o son bajas en calorías.

Estas sencillas sustituciones te ayudarán a llevar una dieta equilibrada y un consumo más bajo de calorías, mientras continúas disfrutando del sabor de tus bebidas y platillos favoritos.