Se acerca el Día del Niño, las redes sociales se llenan de fotos de nuestros años de infancia y las conversaciones se centran en aquella época, evocando recuerdos, olores y sabores inolvidables. Como los de nuestros platillos favoritos; esos que jamás pasarán de moda y que, aunque tengamos 10, 20, 30, o más años, seguiremos disfrutando de igual forma, sólo que ahora podemos decidir hacerlo con más conciencia y con algunos cambios para que sean más saludables.

Ana María González, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, nos dice cómo seguir disfrutando de estos alimentos que nos gustaban tanto cuando éramos niños, pero con una versión más sana:

Chocolate. Es, por supuesto, el rey de los dulces. Hoy podemos encontrar chocolates en porciones individuales y sin azúcar. Prefiere los que tienen más cacao, los puedes encontrar hasta de 70-80% cacao ¡aprovechando los antioxidantes de éste manjar!

Malteadas. Estas bebidas solían ser protagonistas de grandes momentos. Ahora podemos prepararlas con fruta natural o helado bajo en calorías, utilizando leche descremada. Y si no puedes resistirte a la crema batida, también existen opciones reducidas en grasa. Recuerda no pedir el tamaño más grande.

Jugos. Son, naturalmente, bebidas que disfrutábamos desde niños y que solíamos encontrar dentro de nuestra lonchera. Ahora, los podemos encontrar en su versión sin azúcar añadida e incluso a partir de ellos, preparar aguas frescas.

Pan dulce. ¿Quién podía resistirse a una dona o a una concha? Ahora, las panaderías tradicionales ofrecen versiones integrales y pan dulce sin azúcar, también hay versiones “miniatura” y si no las encuentras, comparte tu pieza con tus amigos, como cuando ibas a la escuela.

Pizza. Desde siempre, ha sido protagonista de muchas comidas familiares, pero hoy podemos elegir masas más delgadas, o incluso prepararla en casa con harina integral, e incluir muchas verduras y algún alimento de origen animal para que también nos aporte proteína, prefiere cortes sin mucha grasa y queso descremado. Recuerda moderarte y no comerte la pizza completa.

Hamburguesas. Siempre serán bienvenidas en los momentos más especiales. Si quieres reducir las calorías, sustituye el pan por portobello o lechuga. También puedes complementarla con vegetales, una cucharadita de cátsup reducida en azúcar y una de mayonesa light.

Dulces y refrescos. Aunque la recomendación es consumir lo dulce con moderación, lo cierto es que hay momentos donde podemos disfrutar de golosinas y postres, siempre y cuando no nos excedamos y cuidemos el resto de nuestra alimentación de ese día. En estos tiempos se encuentran disponibles muchas opciones sin azúcar.

Papas fritas. Prepáralas en casa, sólo rebánalas y saltéalas con una mínima cantidad de aceite, sazona con poca sal y mételas al horno. También puedes utilizar el mismo proceso con betabel y camote.

Palomitas de maíz. Siguen siendo gran compañía para ver una película o como colación. Puedes prepararlas en casa sin mantequilla y poca sal o buscar opciones naturales de microondas. Incluso en el cine ya hay “palomitas light”.

Por último, no olvides, como cuando eras niño moverte más, brinca, corre, juguetea, baila, etc. ¿Recuerda qué divertido era?  Este 30 de abril… ¡disfruta como niño sin descuidar tu salud!