Es el producto más lujoso, refinado y tecnológico de la marca alemana.

Por Diana Salado Lucero

La SUV completamente eléctrica de Mercedes-Benz ya está disponible en nuestro país y sobresale por su diseño, tecnología, rendimiento, los materiales usados y la construcción del mismo.

La EQC tiene un perfil estilizado en una mezcla entre SUV y Coupé. Su llamativo frente se distingue por el panel negro de alto brillo que une la parrilla y los faros MULTIBEAM LED enmarcados con una luz blanca, dándole un toque futurista.

En la parte trasera las calaveras se complementan con una luz de LED que corre a lo largo de toda la cajuela y completan este aspecto novedoso y tecnológico que caracterizará a la familia EQ.

Al interior pura elegancia. El tablero es liso y sólo cuenta con dos amplias pantallas de 10.25” que flotan en el habitáculo y a las orillas dos salidas de aire.

Con decir “Hey Mercedes”, se activa el sistema de info-entretenimiento MBUX para comenzar a controlar las distintas funciones del vehículo como regular temperatura, iluminación, poner una ruta, climatización e incluso ejercicios de activación muscular.

La única versión es EQC 400 4MATIC Sport, que entrega 300kW (408 HP) de potencia y 765 Nm de torque, con una autonomía de hasta 430 km  y cinco modos de manejo: CONFORT, ECO, MAX RANGE, SPORT e INDIVIDUAL.

Cuenta con una batería de Ión-Litio de 80 kWh con cargador de carga rápida DC, logrando del 10% al 80% en 40 minutos;  es capaz de acelerar de 0 a 100 km7h en menos de 5 segundos.

Rines de 21″