Por Bety Garfias 

Poblana y con 21 años de edad, Majo Rodríguez tiene una trayectoria destacada y única al ser de las pioneras en el mundo de las carreras de los autos turismo y tractocamiones. Ha participado en una liga denominada “Un Mexicano en la Fórmula 1”, donde obtuvo uno de los 125 lugares disponibles y fue la única mujer elegida.

Por otro lado es la primera mujer en subirse al podio en la categoría de tracto camiones Freightliner, Mikels Trucks, tricampeona de las 24 horas de México en la categoría T5 y el primer lugar en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

“Al principio fue complicado, todos son hombres (pilotos, público, equipos, organizadores, oficiales de pista, etc.), se me quedaban viendo raro, de una manera discriminatoria, me enfrenté a muchas críticas y comentarios negativos y hasta el bullyng, también fue difícil conseguir patrocinadores, ya que no creían que una mujer pudiera estar compitiendo y destacando en un deporte ‘considerado de hombres’, las competencias en la pista siempre son agresivas”.

Hoy Majo se ha ganado la confianza y respeto, gracias a los resultados que ha obtenido: ha demostrado que no importa si eres hombre o mujer, todos tienen el mismo objetivo, que es ganar. “Aún me sigo enfrentando con algunos obstáculos por el simple hecho de ser mujer. Gracias a todo lo que me pasó tengo la frase que es ‘Detrás del casco no existe género’, porque en la pista todos somos iguales.”

El apoyo de su familia ha sido primordial para Majo y aunque ha sacrificado algunas cosas por incursionar desde pequeña en el automovilismo, está feliz de sus logros, más motivada que nunca y con la adrenalina a todo lo que da.

“Mi padre ha sido mi principal influencia, desde pequeña íbamos juntos al autódromo a ver las carreras, después lo acompañaba a sus competencias. Ahora es mi coach driver y mánager, viajamos juntos a todas las carreras; mi mamá y hermana nos acompañan cuando pueden, pero siempre cuento con su apoyo. Mi familia es mi motor y motivación para seguir adelante y conseguir mis objetivos”.