Una escuela cristiana en Kentucky, Estados Unidos; es acusada de discriminación al expulsar a una joven que compartió una fotografía en redes donde celebró sus 15 años con un pastel de arcoiris y un suéter con una franja multicolor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por SIC Notícias (@sicnoticias) el

Kymberly Alford comentó a los medios de comunicación que directivos de la Academia Whitefield, le enviaron un correo electrónico con la imagen de su hija y le informaron que Kayla ya no era parte de la institución. La madre interpuso una apelación pero fue denegada.

“Cuando llamé al director de la escuela para discutirlo con él, estaba muy molesto», le dijo Alford a la prensa. «Me dijo, ‘Kim, el suéter, el pastel, simplemente representa el orgullo gay … cuando viste el pastel, deberías haberlo rechazado”

Alford comentó que compartió la imagen en su perfil de Facebook pero no imaginó que alguien la tomaría y la enviaría a la institución educativa. Ella comentó que la imagen no tiene un motivo relacionado con el orgullo LGBT+, que en realidad le gustan los arcoiris.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Whitefield WolfPack (@whitefieldwolfpack) el

Por su parte, Whiterfield Academy envió un comunicado a ABC News donde asegura que Kayla no fue expulsada únicamente por su foto de redes sociales; sino que había violado en varias ocasiones el código de conducta de la institución.

“Whitefield Academy es una escuela con base cristiana con una historia de 43 años de educación de los estudiantes en un ambiente de aprendizaje informado por nuestros valores cristianos compartidos», dijo la escuela en un comunicado el martes. «Todos los padres que inscriben a sus hijos en nuestra escuela privada saben por adelantado que les pedimos a los estudiantes que se adhieran a un estilo de vida informado por nuestras creencias cristianas”

“Hay numerosas opciones escolares en nuestra comunidad para estudiantes que no desean asistir a una escuela con base cristiana y deseamos a nuestra ex alumna todo lo mejor, ya que encuentra un ambiente de aprendizaje adecuado para ella”

Al respecto, la madre de Kayla comentó que la joven comenzó sus estudios de sexto grado y las únicas llamadas de atención que recibió fue por un corte de cabello con rape de un costado y que tenía un cigarrillo electrónico en su mochila; situaciones que no se relacionan con el correo que recibió para notificar su expulsión.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Whitefield WolfPack (@whitefieldwolfpack) el

Al ser cuestionada sobre la reacción de su hija, dijo que está herida y se siente juzgada.

“También me duele porque no quiero que crezca pensando que algo anda mal con ella solo porque marcha al ritmo de su propio tambor”