Sin duda, Bob Esponja se ha convertido en un elemento importante de la cultura pop del mundo. Este personaje amarillo que ama cazar medusas y valora su trabajo en el Krustaceo Kascarudo nos ha dado una lección muy importante, ser diferente está bien y nadie puede hacerte sentir mal por eso.

Lo primero es que aunque sabemos que es varón, Bob no tiene miedo de mostrarse afeminado, ya sea con vestimenta, con acciones o frases, demostrando que tus gustos o comportamientos no definen una orientación sexual o tu género.

La serie nos ha demostrado que es importante desarrollar nuestros talentos, algo que lamentablemente la estructura de la educación pública en América Latina no fomenta, y que en muchos casos suprime para enfocarnos a ser obreros o trabajadores de oficina.

Los niños que han acompañado a Bob Esponja durante estos 20 años son los que ahora buscan demoler los prejuicios sociales que durante años oprimieron a grupos vulnerables.

Bob Esponja se estrenó el 1 de mayo de 1999 y actualmente se transmite en casi todo el mundo, y cuenta con 12 temporadas, siendo esta última la más larga ya que cuenta con 60 capítulos.