Según el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) México es el país latinoamericano donde más se realiza el sexting; es decir, donde se envían más contenidos sexuales. ¿Pero, sabes cómo disfrutar de esta práctica sin poner en riesgo tu privacidad?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Sexologia del Oeste (@sexologiadeloeste) el

¿Qué es el sexting? Consejos y advertencias para proteger tu privacidad.

Estás haciendo sexting cuando envías mensajes, fotos o videos subidos de tono a una persona (o grupo de personas) para aumentar la temperatura de la conversación que están teniendo. Puede empezar con algunas indirectas, con otras intenciones y sin darse cuenta, ya están planeando verse para cumplir esas fantasías.

Pero ¡no te confíes! El sexting también tiene su lado peligroso.

Si bien puede parecer algo muy divertido, y sin duda excitante, existen una serie de contras que hay que tener en cuenta si quieres aventurarte de una manera segura en el mundo del sexting.

1. Nunca sabes dónde acabará esa imagen o video

Una vez que envías la imagen o el vídeo a otra persona, dejas de tener el control sobre ese archivo. Así que ya no depende de ti que eso salga a la luz, se comparta con otras personas o se difunda en redes sociales.

2. El alcance es infinito

Actualmente cualquier contenido se puede viralizar en cuestión de minutos debido a la inmediatez a la que nos estamos acostumbrando, por lo que, si alguien sube tu imagen o video a redes sociales o alguna plataforma, el alcance puede ser incontrolable y puedes llegar a pasarla muy mal.

3. Las fotos instantáneas no te aseguran nada

Sabemos que existen aplicaciones en las que puedes controlar la duración de la imagen o video o incluso puedes programar la destrucción de una conversación. Pero ¿qué pasaría si la persona a la que le envías la imagen decide tomar una foto con otro dispositivo para que no te enteres? Esa persona puede llegar a tener esas fotos o videos subidos de tono para hacer con ella lo que quiera sin tu consentimiento.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Your Last Orgasm (@your_last_orgasm) el

4. Compartir este tipo de contenido sin permiso es contra la ley

Si tu pareja de juegos te envía una imagen y tú la compartes con algún amigo u otra persona, debes saber que estás infringiendo la ley, sobre todo si tu pareja es menor de edad, ya que podría llegar a denunciarte por posesión y distribución de pornografía infantil, lo cual es un delito contra la intimidad y derecho a la propia imagen. Poca cosa, ¿no?

Mejor piénsalo dos veces antes de compartir una foto que no es tuya.

Nélida Padilla, especialista en educación y salud sexual de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM comento a los especialistas de PlatanoMelón que los jóvenes entre los 15 y 22 años que realizan esta práctica están más conscientes de los riesgos que conlleva el sexting