Durante años, las mujeres fueron orilladas por la sociedad a ser madres por “el bien de ellas” y sus familias; al no cumplir este lineamiento, eran señaladas por fracasar. Aunque se ha luchado por reivindicar la imagen de la mujer ante la sociedad, aún existen prejuicios sobre aquellas que deciden no tener una familia.

Paul Dolan, profesor del comportamiento de la London School of Economics, aseguró que las mujeres solteras y sin hijos son las personas más felices, debido a que no se sienten presionadas por lo que representa tener un esposo e hijos.

El investigador llegó a esta conclusión después de realizar una investigación sobre la felicidad, las causas y consecuencias, comparando estos factores entre hombres y mujeres.

“Los hombres casados toman menos riesgos, ganan más dinero en el trabajo y viven un poco más. Ellas [mujeres casadas y madres], por otro lado, tienen que aguantar eso, y mueren antes que sin nunca se casaran”, mencionó el profesor.

Lo más complejo para las mujeres solteras y sin hijos es la forma en la que son vistas por la sociedad: “Ves a una mujer soltera de 40 años, que nunca ha tenido hijos: ‘Pobre, es una lástima, ¿no? Quizá un día conozcas al tipo correcto y eso cambiará’. No, tal vez ella conocerá a un hombre equivocado y eso cambiará. Quizá encontrará a alguien que la haga menos feliz y sana, y muera más pronto”.

Ahora lo sabes, una mujer vale por sus decisiones y no por lo que le impone la sociedad.