Por Selene Ramírez / Fotografía: Humberto Estrada

 

La verdadera discriminación hacia las niñas surge por el simple hecho de nacer mujeres, desde su concepción, a ellas se le imponen aspiraciones donde la más grande es convertirse en mamás, mientras a los hombres se les augura un futuro como grandes profesionales, lamentaron Nashieli Ramírez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y la senadora de la República Angélica de la Peña.

Durante el “Conversatorio para los Derechos de las Niñas”, distintas figuras se adentraron en el tema y brindaron su punto de vista sobre las dificultades que existen para el desarrollo infantil femenino en nuestro país, así como las soluciones que pueden implementarse para atacar la problemática.

Entre las participantes del foro se encontraba la escritora italiana Maria Rita Parsi quien propuso un decálogo sobre los derechos inalienables de las niñas. En el texto, relata cuáles deberían ser las condiciones óptimas para que una menor se desarrolle integra y felizmente.

“El cambio en el mundo puede realizarse sólo si las mujeres se vuelven amigas de las mujeres porque lo peor que hacen las mujeres es ser enemigas de otras mujeres. La revolución, por supuesto, debe comenzar por las niñas, que serán las futuras mujeres”, agregó Parsi.

Al evento también acudió la actriz y productora Patricia Bernal, quien se encargo de mediar el panel de conversación.

Por su parte Angélica de la Peña apuntó que pese a los avances que se han dado en materia de inclusión femenina y reformas que benefician a la niñez mexicana, “aún falta mucho para que exista una equidad real y justa”, por lo que nuestra visión debe enfocarse ahora en lo que falta por hacer.

Finalmente Nashieli Ramírez celebró la aprobación reciente de la ley que prohíbe el matrimonio infantil, situación que afectaba mayormente a niñas imponiendo en ellas responsabilidades adelantadas a su edad.