Mujeres de todos el mundo se han unido para exigir a sus gobiernos la despenalización del aborto y se pueda realizar en los hospitales públicos. Estos movimientos buscan que la mujer no sea detenida por tomar decisiones sobre su cuerpo.

En México, el aborto legal sigue siendo un tema que los legisladores o el presidente no quieren tocar por la polémica que esto genera. El caso más reciente fue la propuesta de la diputada local en Quintana Roo, Sonia López. Ella presentó una iniciativa de ley que obligará a las mujeres a esterilizarse después de someterse a dos abortos.

La también presidenta de Salud y Asistencia Social del Congreso de Quintana Roo presentó una iniciativa busca modificar varios puntos del Código Penal y de la Ley de Salud del estado, esto para que el aborto se pueda realizar en instituciones de salud pública y sin ningún costo. Lo malo es que sólo quiere que se realice a mujeres que fueron abusadas sexualmente o si el bebé presenta malformaciones.

En uno de los apartados de su iniciativa se plantea la esterilización definitiva a las mujeres que aborten por segunda ocasión. Para esto, la madre debe demostrar que no cuenta con las herramientas necesarias para darle una vida digna al bebé.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos de la entidad calificó esta medida como acción de castigo y que viola los derechos de las mujeres.