Una oferta cultural más allá de Día de Muertos

Texto y fotos: Diana Salado Lucero

Pátzcuaro, Michoacán, fue nombrado Pueblo Mágico en 2002 y tiene una oferta cultural más allá del Día de Muertos, ya que Janitzio, ubicado en el Lago de Pátzcuaro, es el lugar donde se realiza una de las tradiciones más importantes del 1 de noviembre, y este año no recibe a los turistas, sino únicamente a los lugareños.

Este pueblo de origen purépecha asombra a sus visitantes por sus calles empedradas, ex conventos y techos de teja.

Atractivos

El histórico edificio que albergó el palacio de gobierno hasta hace unos años cuenta con el mural “Pátzcuaro, breve historia”, obra de Juan Torres Calderón y que da la bienvenida a los turistas.  Este espacio fungió como cárcel, alhóndiga para almacenamiento de granos y de casa consistorial. Aquí  también hay una sala de banderas, donde está el primer escudo de Pátzcuaro, entregado en 1553 y que fue restaurado en 2005.

Mural “Pátzcuaro, breve historia”.

La plaza Vasco de Quiroga es el sitio abierto desde donde se pueden admirar todos los edificios con arcos que la rodean. Al centro está la estatua de Don Vasco de Quiroga, quien fue el primer Obispo de Michoacán y quien hacia el final de su vida se estableció en este pueblo religioso.

Plaza Vasco de Quiroga.

La Biblioteca pública Gertrudis Bocanegra alberga en su interior el mural “Historia de Michoacán”, creado por Juan O’Gorman en 1942 y en la que alguna vez fungió como iglesia angustina. Esta obra está dedicada a Michoacán y sus momentos históricos. Lázaro Cárdenas expropió esta propiedad para convertirla en espacio público y se convirtió en la biblioteca de Pátzcuaro.

Mural de Juan O’Gorman.

Don Vasco de Quiroga fue un gran evangelista y fue muy querido por los pobladores de esta región desde que llegó en 1540 . Sus restos están en la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, casa de la virgen del mismo nombre y que es la patrona de Pátzcuaro. Su mausoleo se abre únicamente el 14 de marzo, cuando se ofrece una misa en su nombre y por su legado. El interior de esta Basílica está cubierto con oro y todos los fines de semana en su patio hay un tianguis de artesanías.

Restos de Vasco de Quiroga en la Basílica.

Sin duda las calles empedradas de Pátzucaro te invitan a recorrerlas a pie, a descubrir cada rincón y tomar fotografías. El Templo del Sagrario es una de las postales más representativas de Pátzcuaro; sus arcos y su arquitectura del siglo XVI la hacen destacar. Al frente está el Antiguo Colegio Jesuita, un recinto que durante noviembre albergará el Concurso Estatal de Artesanías, una verdadera fiesta de las creaciones de los artesanos, pero también contiene un reloj de estrado que guarda una leyenda.

Templo del Sagrario .

 

Desde el Estribo Grande se alcanzan a admirar las cuatro islas del Lago de Pátzcuaro: Uranden, Janitzio, Tecuena, Yunuen y Pacanda. Este sitio está rodeado de pinos y se puede recorrer a pie por todo el empedrado. Este mirador está en un volcán inactivo al que se puede llegar si recorrer unos 400 escalones más.

Vista desde el Estribo Grande.

No pierdas la oportunidad de visitar este Pueblo Mágico de Michoacán, que recibe a sus visitantes con historia, gastronomía y artesanías. Además, está en semáforo verde por su bajo número de contagios por Coronavirus.

Artesanías técnica con maque y lámina de oro.