Por: Héctor Meza

Mucho se ha hablado de nuevas propuestas teatrales en época de cuarentena global, pero hasta hoy, no se había visto una obra que alcanzara una plataforma streaming con tal éxito en su anuncio como “Hamilton” a estrenarse en el catálogo de la plataforma de Disney Plus el próximo 3 de julio.

La obra teatral “Hamilton” de Lin-Manuel Miranda galardonada en varias ocasiones a nivel global, además de tener un gran impacto cultural al contar la historia de uno de los padres fundadores de Estados Unidos como Alexander Hamilton de forma original con distintos tipos de música entre rap, hip hop, R&B y ópera. Es un parte aguas en la industria teatral del mundo.

¿Por qué?

Lin-Manuel Miranda es un hombre revolucionario que sabe apostar a nuevas propuestas y ha encontrado la forma de dar en el clavo desde Hamilton o Moana, sabiendo así atraer a nuevas audiencias jóvenes.

Ahora de la mano de Disney+ está por exponenciar el capital del teatro para aquellos que muchas veces no acuden a una función por tiempo, dinero, o cualquier otra situación y dar apertura a más puestas en escena en streaming.

Además, este anuncio llega en el momento oportuno de crisis en la que las mismas empresas teatrales han tenido que acudir al “reinventarse o morir” en esta época de cuarentena surgiendo propuestas excepcionales que han sido valoradas por el público.

¿Cambio de paradigma en la industria teatral?

Puede ser que la tecnología nos empuje cada vez más a cambiar tendencias, pero como en muchos sectores, hoy lo importante es complementarse de ella y en el teatro si bien le dará un empuje y accesibilidad a más obras para exhibir su contenido en plataformas streaming en lo que se normaliza la situación, no hay nada como disfrutar de un espacio donde la magia transcurra y el público lo sienta real.

Lo que me recuerda a la frase del escritor Arthur Miller “el teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta así misma”.

De esa forma la industria teatral hoy nos trae más puertas a explorar, pero sobre todo una esencia distintiva de concientizar, reírnos y gozar de la existencia misma.