Cristopher Rogel Blanquet es un fotógrafo mexicano que ha dedicado parte de su carrera profesional a retratar realidades sociales incómodas, como lo son la pobreza, la exclusión, el sufrimiento de los inmigrantes y la guerra.

La fotografía es su vida y aprovecha su pasión por ella para difundir un mensaje y en este caso, crear la conciencia suficiente para tener un mejor planeta.

Gracias al esfuerzo, amor y dedicación que pone en cada disparo de su cámara, fue uno de los pocos ganadores de la beca Eugene Smith, una de las más importantes a nivel mundial en que le otorgan medios suficientes y presupuesto para continuar con un proyecto que sea de suma importancia.

Gracias a su trabajo Beautifull Poison, fue un digno ganador de esta beca.

El propósito de Cristopher es que la gente sepa todo el proceso que las flores tienen que pasar para que lleguen a sus casas con un color perfecto y las empresas tengan cultivos más orgánicos y sin tantos químicos que dañan el ambiente.

El staff de Cosas tuvo la oportunidad de platicar con él para que todos sepan de la increíble historia de este fantástico ser humano y orgullo mexicano.

¿Cuál es tu sentir al ganar la beca Eugene Smith que tanto anhelabas?

La verdad todavía no me la creo porque es una beca muy importante porque después de mí, solamente hay dos mexicanos más que pertenecen a Magnum, la empresa más importante del mundo a nivel fotográfico.

El poder compartir este sueño con personalidades como ellos, es algo increíble. Sé que es una responsabilidad muy grande porque debo darle continuidad a mi trabajo, pero de eso se trata.

¿Cuál fue el trabajo que te hizo ganar esta beca?

Presenté mi proyecto de Beautifull Poison, el cual documenté las mal formaciones congénitas a causantes de los agroquímicos y pesticidas en el uso del cultivo de la flor.

Me gustaría recalcar que yo no estoy en contra del cultivo de la flor porque es una industria que le da sustento a miles de personas; simplemente busco concientizar a las personas para que se generen políticas públicas en pro de la comunidad que se ha visto afectada.

También creo que es derecho de los consumidores conocer que hay detrás de lo que compran.

¿Cómo te sientes con esta responsabilidad que ahora tienes?

Es un premio que me ha puesto en el foco laboral y lo único que debo hacer es corresponder de la misma manera que las familias me dieron la confianza al contar sus historias.

Debo estar bien focalizado y tengo claro en hacerlo de la mejor manera y con la dignidad que estas familias se merecen sin pensar en el glamour que este premio pudiera tener.

Ya lograste conseguir esta beca con un excelente esfuerzo y dedicación. ¿Ahora qué sigue para ti?

Ahora que tengo esta beca debo continuar y terminar este proyecto porque la primera parte de mi trabajo fue enfocarme a dos personas y ahora se suman otras dos para darle continuidad a este proyecto.

Gracias a esta ayuda, crearé un proyecto más sólido vislumbrándolo como un libro.

¿Cómo compartes y apoyas a todos los fotógrafos que tienen esta ilusión?

Tanto el periodismo como la fotografía son labores de resistencia. En mi caso, imparto clases en la facultad de Ciencias Políticas y lo que le digo a mis alumnos es que lo primero que deben entender es que hagan las cosas con pasión, perseverancia y no pierdan la esperanza de que les va a llegar el trabajo de sus sueños.

Les digo por experiencia porque tuve que escalar durante 7 años y no me rendí en ningún momento. Debes mantenerte vigente, haciendo cosas para que siempre te tengan en la mira.

No se vale renunciar a los sueños, siempre sean constantes y verán los resultados.