Por Sandra Márquez

El mundo requiere una transformación y la agricultura orgánica regenerativa se convierte en una de las herramientas eficaces para lograrlo, ya que combate los estragos causados por prácticas agrícolas industriales que dañan el suelo debido al uso intensivo de energía, así como de fertilizantes sintéticos y pesticidas, la labranza excesiva y el arado, entre otros factores.

La tierra capta y resguarda agua, recicla nutrientes y es el absorbente de carbono más grande del continente, por ello resulta crucial contribuir a la regeneración del suelo, revitalizándolo y ayudándolo a mantener su fertilidad de forma holística y orgánica para aumentar los recursos naturales de los que dependemos todos.

Una empresa que se ha enfocado desde su origen en ayudar al planeta y contribuir a la restauración de la biota del suelo es Dr. Bronner’s, dedicada a la fabricación de jabones orgánicos, veganos y de comercio justo.

Fue creada en 1948 por Emanuel Bronner, un maestro jabonero descendiente de una familia de jaboneros judío-alemana (que desde 1858 se dedicaba a ese oficio). La misión de Emmanuel por contribuir a un mejor mundo, lo llevó a utilizar las etiquetas de su jabón de castilla para difundir un mensaje de unidad, generosidad y acción  ¡Todos Uno! (All-One).

De acuerdo a un estudio reciente del Rodale Institute, pioneros de la investigación en agricultura orgánica, si las prácticas de agricultura orgánica regenerativa se aplicaran en todo el mundo, podrían mitigar más del 100% de las emisiones actuales de dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, pasar de la agricultura industrial a la agricultura orgánica no es un camino fácil.

“El cambio de agricultura orgánica a regenerativa conlleva un proceso lento, pero no imposible. Conocer el problema al que estamos enfrentándonos como humanidad es un primer paso, lo siguiente es tomar acción y empezar a ayudar a quienes no pueden alzar la voz”, comparte Alana Pezzotti, vocera de Dr. Bronner’s México.

Alana Pezzotti, quien junto a su hermano Armando trajeron la marca a México en 2015, explica: “Hay técnicas para saber de qué tamaño deben crecer las plantas y lo que la tierra necesita para ello. Estamos completamente volcados en la agricultura orgánica regenerativa, porque es necesario nutrir la tierra de forma holística e integral”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Dr. Bronner’s (@drbronner)

Una de las materias primas certificadas son los aceites naturales de coco, cáñamo, palma y jojoba. Por esta razón, a lo largo de los años se ha enfocado en encontrar alternativas para su cultivo consciente y responsable.

Los seres humanos están tomando acciones que van de lo local a lo global para frenar el desastre que se ha provocado por las prácticas capitalistas, agresivas y egoístas. “Al comprar productos de forma informada y exigiendo a quienes los elaboran, honestidad y la aplicación de procesos comprometidos con el medio ambiente, también es una forma de activismo”, apunta Alana Pezzotti.