Ya entró en vigor la reforma a la Ley Federal del Trabajo, especialmente sobre el teletrabajo o home office y con ella llegan nuevas responsabilidades y obligaciones tanto para el patrón como el trabajador.

Definen el home office como una forma de organización laboral subordinada que consiste en el desempeño de actividades remuneradas en lugares distintos al establecimiento o establecimientos del patrón, por lo que no se requiere la presencia física del trabajador en una oficina o lugar establecido.

Toma en cuenta lo siguiente:

* No será considerado el trabajo a distancia aquel que se realice de forma ocasional o esporádica; las condiciones de trabajo se harán constar por escrito mediante un contrato.

* Los patrones o empleadores deben asumir una parte proporcional de los pagos como luz y de servicios de telecomunicaciones, como Internet.

* La empresa tiene la responsabilidad de proporcionar, instalar, dar capacitación y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otras cosas que utilice el empleado para trabajar desde casa. Los trabajadores también adquieren la obligación de cuidar estos equipos.

* Se piensa que por ser trabajo a distancia se tiene disponibilidad las 24 horas; sin embargo, con esta reforma se tiene el derecho a la desconexión, lo que brinda al trabajador no atender solicitudes, llamadas fuera de su horario laboral.

* Finalmente, están obligados a preservar los datos personales del trabajador y su intimidad; así como tampoco pagarles menos por realizar su trabajo desde casa si hacen funciones iguales o similares que quienes trabajan de manera presencial.

La reforma ya está, pero esto no indica que ya se aplique, pues se tienen hasta 18 meses para que se hagan obligatorias.