Para muchos uno los propósitos de año nuevo es comprar su primera casa o ampliar el número de propiedades, para lograrlo lo primero que debes hacer es organizar tu presupuesto para lograrlo.

El portal inmobiliario Propiedades.com enumera los pasos a seguir y llevar a cumplir ese sueño:

  1. Pregúntate si tienes estrés financiero

El estrés financiero es un estado de angustia, presión y cansancio que puede derivar en afectaciones mentales o cardiacas. Algunos motivos por los que se cae en él son el desempleo, gastos impulsivos o imprevistos, sobreendeudamiento, proyecto fallido, como la quiebra de un negocio. Para salir de esta situación debes llevar el control de tus gastos, reevaluar tus necesidades y vivir de acuerdo con tu realidad.

2.    Adiós deudas

Debes tomar en cuenta que el comprar casa siempre implica una serie de gastos iniciales, por lo que lo ideal es que le digas adiós a las deudas. El historial crediticio debe estar sano para que obtengas nuevos financiamientos e incrementes la línea de crédito, pues si se lleva un mal uso, estarás en el Buró de Crédito. Recuerda pagar en tiempo y forma tus adeudos.

 

3.    Analiza el panorama

Estamos ante un panorama complicado por la pandemia, pero recuerda que los inmuebles nunca pierden su valor. Si no cuentas con el monto total, puedes optar por el crédito bancario o de Fovissste o Infonavit.  Estos son dos aspectos básicos para comprar casa nueva o usada.

4.    Analiza tus ingresos y gastos

Revisa cuánto ganas y cuánto gastas. Así podrás saber qué tanto puedes ahorrar y destinar al pago de una hipoteca. Divide tus gastos en fijos y variables. Los primeros son los que se van al pago de servicios, alimentos y transporte.  Los variables son los que usas para mantener cierto estilo de vida y darte un gusto de vez en cuando. Debes poner especial atención en estos últimos y ver cuáles puedes eliminar.

5.    Aplica la regla 50/30/20

Para ajustar tus finanzas debes ser realista y administrar adecuadamente tu ingreso. Una opción es aplicar la regla 50/30/20: destinar 50% de tu ingreso a gastos necesarios como alimentos, servicios y créditos; 30% a vivienda y 20% al ahorro. Recuerda que este último porcentaje es intocable.

Comprar casa requiere de mucha disciplina y que te apegues al presupuesto. De esta manera puedes ahorrar para el enganche de tu propiedad y alcanzar tu meta.