El músico destacó la relevancia de los mensajes sociales para transformar positivamente a la sociedad

Por: Héctor Meza

IG:hectormezamx

Hablar de Piero es remontarse al ser humano que logró tocar millones de corazones y recordar la figura del padre, misma que con el paso del tiempo no solo el nombre se va desgastando, sino que cobra tamaños mitológicos, como lo ha hecho moviendo al público hispano a través de los años, narrando así el transcurrir del tiempo con uno de los personajes centrales para cualquier ser humano.

Años después, el cantautor comenta el surgimiento de la nueva canción “Esperanza”, escrita por Alexis Valdés para brindar un poco de aliento al mundo ante los duros momentos que se viven por la pandemia de COVID-19.

“Más que una canción, es una poesía mágica que se mueve sola y uno no sabe bien por qué, pero yo me enamoré, me puse muy bien desde el primer momento que la leí. Algunos decían que era de Galeano, otros de Benedetti, hasta que me dicen, este poema es de Alexis Valdés, un cubano con muchos oficios, entre músico y poeta. Lo llamo y le digo que me enamoró su letra, me llenó de ilusión, de fuerza, quería pedirle el favor si me dejaba grabarla y me dijo `también soy músico y le estoy poniendo la música´. Entonces, desilusionado, le deseo mucho éxito y vuelvo a casa. Días después me habla y me pregunta si había hecho algo con la canción y le dije que nada, posteriormente nos pusimos de acuerdo y ahí empezamos a hacer el video y lo que corresponde al lanzamiento. Es una maravilla cómo mueve corazones”, comentó Piero en entrevista con COSAS.

Para el cantante oriundo de Italia y radicado en Argentina, su carrera se ha identificado por tener mensajes con causa social a través de distintivas reflexiones que deja en su música. Hoy, tras un largo andar, responde la importancia de ello:

“Cuando uno se identifica con la canción, puede identificarse el público, es una ida y vuelta muy fuerte y hemos hecho muchas cosas siempre con las ganas y apelando al poder que tiene la música.  `La canción no hace la revolución, pero te calma los nervios o hace otras cosas´,  eso es un poco lo que a mí me gusta hacer, pensar o molestar un poco para que esa letra pueda sacarte de la parte cómoda”.

El músico destacó que sus canciones tienen una búsqueda, una trampa, un juego que se da para que pueda jugar y sumarse bien siempre que uno lo cree y esa es una cuestión de fe que se tiene realmente que creer para crearse.

¿Cuál ha sido la revolución más grande que has hecho a lo largo de tu trayectoria?

Cuando empezamos, nos fuimos por Argentina recorriendo 23 provincias por todos lados y me acuerdo que íbamos al hotel donde estaban los periodistas que te hacían las mismas preguntas y respuestas. Había una cantidad de movidas, pero era como aburrido y dije “por qué no vamos a la facultad, nos vamos realmente a la universidad y ahí invitamos a los estudiantes, más los periodistas, y hagamos algo más ameno”. En todas las provincias decían “dale Tano” (como lo nombraban por ser italiano).

Yo cantaba una canción que decía: con las buenas ondas, achicando el pan; y comenté, sí vos tiras buenas ondas te las devuelven y entonces lo pedían en todos lados y un día se me ocurrió que la gente se organizara para ayudar a otros, empezamos a hacer grupos que tenían que ver con la ecología, la gente y hacíamos centros con el nombre de “buenas ondas”, uno era familiar, otro negocio, cooperativas y todos trabajando armamos más de 600 centros y terminamos haciendo 30 guarderías, la mitad las terminas de construir y la otra parte las empezamos desde cero; e hicimos cosas interesantes como una escuela granja donde invitamos a chicos nini para ver a la granja, había comprado 11 hectáreas y me sobraron 10 y ahí hicimos la escuela granja con agricultura orgánica donde los chicos no pedían trabajo, sino pedían tierra, ellos mismos se ponían a laborar y la idea era que fueran independientes y un día pudiéramos tener un país independiente, que es lo que nos pasa a todos los países latinoamericanos.

“Mi Viejo” es una canción que ha pasado por generaciones mexicanas a través del tiempo y marcó tu carrera, ¿qué significa hoy para ti?

Es una bendición de arriba que llega, se pudo hacer una canción que realmente estábamos todos los días con mi compañero José y mientras su mujer se iba a trabajar nos dejaba un pequeño estudio donde nos poníamos a componer y ahí componíamos montones de canciones que tenían que ver con esa época y un día le digo a José: “tenemos que hacer una canción al padre, pero que no sea papito lindo, te quiero mucho”; sino que se hiciera realmente un homenaje importante para ellos y lo que significan, estuvimos 10 días hablando de la importancia, la figura sin escribir, hasta que nos empapamos y un día nos sentamos y en 5 minutos salió la canción. Pero nos dimos cuenta que el padre de mi amigo había fallecido y el mío tenía 48 años, por lo que no iba con la descripción.

Me agarraron unas ganas bárbaras de cantar la letra que estaba interesante y tenía fuerza, así que me fui volando a casa, justo estaba mi padre solo y entonces cierro con llave, descuelgo el teléfono, me lo llevo al living, saco la letrita fresquita y le digo: “escuchate este temita nuevo” y así, sin anestesia, empiezo Es un buen tipo mi viejo…y cuando levanto la mirada lo veo llorando a mi viejo y dije: “nunca lo había visto llorar a mi viejo” y eso me embargó, me movilizó, me emocionó, me anudó la garganta, no podía ni cantar y faltaba la estrofa, la otra estrofa, y el estribillo, hasta que terminé y digo: “ahora que diga él lo que quiera” y no decía nada, seguía llorando, caminando por el living; iba y venía, hasta que viene con los anteojos en manos, se limpia los lentes, se los pone, me mira fijo y me dice: “¿a quién camina lento la puta que te parió?”, eso fue la devolución de mi papá.

Hoy el cantante exhorta con esa canción a que los que aún tienen a su padre que lo traten de la mejor manera posible, los aprovechen, los abracen y les hagan todo lo que se dice que no hay que hacer en estos tiempos, pues uno cree que dura para toda la vida y la realidad es otra.

Por último, Piero destacó que un mensaje de aliento que le deja a la gente ante la pandemia es que todo es una cuestión de fe, que si uno lo cree, lo crea, además de que hay que agradecer, visualizar lo que nos rodea y ponerse a trabajar por nuestra gente, hacer cosas concretas y aprender mucho de esta pandemia.