Combinar una actividad artesanal con una copa ayuda a relajarse y pasar un buen rato

Por: Héctor Meza

Si eres de los que buscan tener nuevas experiencias que te permitan relajarte en medio del estrés y el encierro, el hacer una actividad que involucre la elaboración de una artesanía junto a una buena copa de vino sería una opción.

Los vinos Domecq invitan a seguir una nueva forma de disfrutar su nueva línea de monovarietales de uva Syrah, “Reserva Real” y Nebbiolo, “Reserva Magna” hechos desde el corazón de Valle de Guadalupe uniéndolos con una actividad que involucre la tierra mexicana.

Desde el taller de cerámica de la artista Itza Palencia promovieron una nueva forma de pasar un rato agradable promoviendo las actividades artísticas uniendo la uva y la tierra mexicanas.

El hecho de jugar con la tierra que forma la cerámica y moldear tu propia escultura mientras que disfrutas de una copa de vino, resulta una nueva experiencia para sacar tu lado artístico y pasar un buen rato.

Dando como resultado poder tener la anécdota de realizar tu primera artesanía mexicana acompañada de un vino y buenos momentos con amigos o familiares que permitan salir de las clásicas catas de vinos.

Por su parte, el enólogo Alberto Verdeja resaltó que Reserva Magna tiene una crianza de 18 meses en barricas de roble francés con matices púrpura, denso y de cromática capa profunda que integra al olfato notas de frutos negros, tostados, chocolate amargo, vainilla, sotobosque, trufa y tabaco.

Por otra parte, destacó que  Reserva Real ofrece una gran frescura y destaca la intensidad del fruto dejando a la nariz zarzamoras, frambuesas y arándanos, así como un velo de especias integrado por clavo, pimienta rosada y laurel.