La actriz destaca el desafío que implicó adentrarse en el género de miedo 

Por: Héctor Meza

TW:@Hector_AMeza

La actriz Ximena Romo aseguró que la película “Menéndez: El Día del Señor” que se estrenó en Netflix es la primera donde se adentra a trabajar en el género de terror y calificó a la cinta como “un terror psicológico sobre un exorcismo poco ortodoxo”.

“Es una película centrada en las actuaciones, en mí y no es un terror explícito, en realidad es más psicológico, me dio la oportunidad de explorar cosas que nunca había hecho, es un personaje muy extremo y físicamente fue muy complejo, mi personaje casi toda la película se la pasa sufriendo y eso de alguna forma como actriz pasó a través de mi cuerpo y fue bastante exhaustivo”, dijo en entrevista.

¿Cuál fue una de las escenas que te puso al límite en lo extremo?

Hay unas escenas en una silla que comenzó siendo de madera y se rompió, entonces me pusieron otra donde me pasé sentada una semana  chica y ahí es donde el personaje recibe más violencia.

”Mientras recibía la violencia, me ponían más prostéticos  y aparte la locación estaba al lado de una fábrica que trata telas, entonces el ambiente y el piso estaba lleno de suciedad de químicos y yo tenía que estar descalza, no tan tapada y luego revolcándonos Juli Fábregas (Menéndez)  y yo en el piso fue de lo más difícil”.

Romo expresó que al experimentar con una alta demanda física su personaje debido a la violencia, prostéticos y una energía muy alta que tenía que mover en su cuerpo constantemente terminaron por dejarla exhausta al punto de sentirse un poco mal de salud y verse reflejados en la película, donde de pronto le dio un brote de acné que le pareció chistoso al quedar perfecto para su papel.

La intérprete citó que para ella este fue un proceso nuevo que la obligo a salirse de su zona de confort, además de llevarla en un proceso intenso, pero padre dejándola satisfecha, no obstante añadió que a futuro pensaría mejor en tomar un proyecto de terror por la alta demanda física que exige.

Además señaló que una de las cuestiones que facilitó la grabación de la película es que todo fue en una locación y antes de grabar pudieron ensayar todo como si fuera una obra de teatro permitiendo que las cuestiones técnicas que habría se marcaran de forma coreográfica bien sabiendo donde estaría la cámara.

Romo comentó que para ella el exorcismo se trata no solo se trata del rollo paranormal, sino también de los demonios que se traen adentro y que se tienen que escucharlos, verlos a la cara y enfrentarlos.

La actriz citó que en el filme Menéndez no sólo lucha contra lo paranormal, sino también con sus propios demonios y Raquel su personaje, es la chica que su padre cree que está endemoniada, pero en realidad su tutor es extraño.

“Raquel odia a su padre, está enojada con su realidad, quiere escapar, entonces de alguna forma la película trata más de eso, de personajes atormentados viéndose el uno al otro jugando un juego de poder interesante y alrededor abunda lo extraño”, anexó.

Para ella la historia que verá la gente es distinta a lo que estan acostumbrados a ver de los exorcismos, ya que consideró que la cinta trata de dar el giro a ese tipo de historias y tiene un toque de cómic y un humor negro ácido que impactará y pondrá bastante incómodos a algunos.