La actriz Gabriela Zas desde pequeña ha puesto en marcha su formación como actriz en diferentes facetas de su vida. Este espíritu inquieto la llevó a formarse en distintos lugares del mundo y le valió una gama amplia de desarrollo profesional, desempeñándose con gran virtud en diferentes ámbitos como el teatro, la televisión, la conducción y la locución.

Ha participado en proyectos como “La Piloto 2” y “El Último Dragon”. En obras de teatros como “La Verdad”, “La Piel de Venus” que le valió la nominación a mejor actriz de teatro.

Actualmente es parte de la historia “Vencer el Desamor”, telenovela transmitida por el Canal de las Estrellas a las 20:30. donde la actriz se encuentra muy feliz porque a pesar de las adversidades que presentan estos tiempos de pandemia, sigue en activo y eso le da fuerza para seguir adelante.

Cuéntanos sobre “Vencer al Desamor”

Este nuevo proyecto lo comenzamos a grabar hace un par de meses y salió apenas al aire. Estoy super orgullosa por pertenecer en este trabajo porque a pesar de la pandemia por la que seguimos batallando, estamos activos trabajando, haciendo lo que nos gusta y me da más ánimos para seguir adelante.

¿Cómo te sentiste al grabar en medio de esta pandemia?

Mi personaje es Yolanda y para mí es un regalo porque investigar sobre el tema y prepararme como lo debía hacer, me dio más ánimo para aceptar este reto.

Se que las cosas no están nada bien, sin embargo, tenemos que acoplarnos a lo que se va presentando en el camino y seguir adelante dando lo mejor que podemos.

Para mi hacer este personaje ha sido un verdadero reto cumplido porque lo hice de la mejor manera, lo cree, lo llené de muchas características y lo hice mío.

En un inicio si era extraño grabar porque no sabía qué hacer, no sabía si usar todo el tiempo el cubrebocas y esas cuestiones, pero al pasar los días te vas acoplando a las medidas sanitarias y cuidándome mucho.

¿Qué planes tienes para finalizar este 2020?

Pues ahorita debo disfrutar mucho a “Vencer al Desamor”, seguir buscando proyectos en el teatro. Pero hoy me siento muy afortunada y bendecida de tener trabajo.

Solamente me queda cuidar de mi, de los míos y seguir adelante para que el próximo proyecto que venga, sea mejor o igual de bueno que este.