Artesanos de Oaxaca intervinieron una camioneta Clase G con la cultura mexicana.

Por Gonzalo Martínez

El taller de Jacobo y María Ángeles en San Martín Tilcajete, Oaxaca, fue donde nació la idea de juntar la cultura de Mercedes Benz con la Zapoteca.

El proceso duró más de 4 meses en donde participaron 8 personas, entre ellas, María y su esposo Jacobo que tienen 26 años de experiencia.

Jacobo ha dedicado su vida a tallar madera y María a la pintura en decoración de figuras que tenía en su casa. Ahí fue donde comenzó el trabajo en conjunto de la pareja para crear alebrijes con madera de copal y sus decorados con pintura artesanal.

Jacobo y María, quisieron impregnar los tres puntos importantes de la cultura zapoteca fusionando los 3 puntos emblemáticos de la marca alemana.

Los cuales son, los tres motores que se fabrican para sus distintos transportes como el marítimo, terrestre y aéreo, los tres puntos de la estrella de la marca con los tres poderes zapotecas, el viento (águila), inframundo (serpiente) y la tierra (jaguar).

Fue así como se eligió pintar la Clase G y que dominara el jaguar en la camioneta, envolviéndolo la serpiente y el águila.

Además se utilizaron pintura automotriz, aunque en sus demás creaciones, utilizan pinturas creadas como en la época prehispánica, que salieron de hervir plantas, hojas, madera, mezclándolo con harina, cal y otros productos naturales que dan un ambiente 100% natural y original.

Al cabo de 175 días de arduo trabajo y perfección, la Clase G es más mexicana que nunca.