El Gobierno de México decretó la tarde de este lunes emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor a la epidemia del coronavirus. La vigencia de este decreto será hasta el 30 de abril.

La decision fue tomada por el Consejo de Salubridad General e implica que la Secretaría de Salud determinará las acciones que deba corresponder a las demás autoridades de los tres órdenes de gobierno.

Entre las medidas se ordena a las secretarías de Hacienda, Economía y Trabajo, así como al IMSS, ISSSTE e Infonavit a “proteger a empresas y trabajadores por la vigencia de la declaratoria”.

Además, ordenó al sector privado a adoptar de inmediato modalidades de teletrabajo, trabajo a distancia o análogos, sin que las actividades de sus trabajadores impliquen un acto presencial.

“No estimamos que el sector privado dejase de participar o se opusiese a estas medidas. Hemos encontrado solidaridad, respaldo”, dijo el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

“Si no se hace, el daño económico crece, porque va a tomar más tiempo. El impacto al empleo, a la actividad económica va a ser mucho mayor. Hay que actuar por razones de salud y economía. Entre más efectivo sea este mes, más pronto regresaremos a la normalidad”

El canciller además aseguró que las empresas deben pagar completos los salarios de los trabajadores durante la emergencia sanitaria, ya que la ley les impediría incumplir con esta obligación.