Existe un debate sobre la forma de cómo se debe corregir el mal comportamiento de un menos. Algunas personas aseguran que se debe hablar con el niño y él debe entender que su comportamiento no es adecuado, pero otros aseguran que es mejor corregirlos con golpes.

Debemos dejar en claro que bajo ninguna circunstancia es correcto golpear a un niño y para evitar cualquier abuso; el Congreso de Sinaloa aprobó una reforma conocida como “Ley Chancla”. En ella se establece que, cualquier castigo físico que ponga en peligro la integridad física o mental de un menor, será condenado como violencia familiar.

La reforma entrará en vigor en los próximos días y su intención es eliminar los castigos corporales en menores de edad; así lo detalla el documento presentado por los legisladores:“Abstenerse de cualquier atentado contra su integridad física, psicológica o actos que menoscaben su desarrollo integral; así como de ejercer cualquier tipo de violencia en su contra, en particular el castigo corporal”.

Datos oficiales muestran que el 63% de menores han experimentado algún escarmiento físico o psicológico por parte de sus padres, tutores o algún miembro de su hogar.