Tras varias semanas de estar inmóvil, este fin de semana se confirmó la muerte de Chichí, uno de los perros rescatistas que salvó decenas de vida tras el sismo del 19 de septiembre del 2017, en la Ciudad de México.

El pastor belga, originario de Chihuahua, no resistió la severa lesión cervical que presentaba desde hace varios meses. Luis Campos, su entrenador, solicitó ayuda para intervenir al perro quirúrgicamente.

La ayuda para el can llegó de varias entidades del país; sin embargo, la tarde del domingo la Asociación Adoptando Amor Saltillo A.C. informó que Chichí había fallecido tras no poder pasar comida, lo que le provocó un cuadro de broncoaspiró.

Chichí fue uno de los perros que ayudaron a las labores de rescate después de que varios edificios colapsaron el 19 de septiembre del 2017. A diferencia de Frida, este animalito no pertenecía a las instituciones de seguridad federal; su entrenamiento fue por parte de su criador.