La cuarta entrega de la saga de Toy Story recaudó en su semana de estreno 118 millones de dólares, mientras que en México reportó un ingreso en taquilla de  455.6 millones de pesos, según datos de Canacine.

Existen opiniones diversas sobre si es, o no, el mejor final para la historia de los famosos juguetes. Pero algo de lo que sí estamos seguros es que Forky se convirtió en uno de los favoritos de los pequeños del hogar. Es tanta la euforia por el nuevo amigo de Bonnie que se convirtió en uno de los juguetes más vendidos en todo el mundo, superando a Woody, Buzz Lightyear y Jessie.

Sin embargo, Disney fue notificado por la Comisión de Seguridad de Productos de Estados Unidos que el juguete de Forky es un peligro para los niños, especialmente para menores de 3 años. El documento presentado a la productora detalla que algunas piezas del juguete pueden provocar asfixia.

Las autoridades estadounidenses obligarán a Disney a reembolsar el costo total del juguete, que tiene un precio de 20 dólares. Además de impedir la distribución y comercialización del mismo en todo el país.

Ante esto, Disney emitió un comunicado de prensa donde explica que está retirando voluntariamente las piezas de Forky, debido a un “defecto de fábrica”:

“Estamos retirando voluntariamente Forky de 11 pulgadas debido a un defecto de fábrica que podría representar un peligro de asfixia para los niños menores de 3 años. Nada es más importante que la seguridad de nuestros clientes. Les pedimos que devuelvan el artículo por un reembolso completo visitando cualquier tienda de Disney en América del Norte o los parques temáticos”