Hace una semanas se dieron a conocer algunas imágenes de la nueva colección de Carolina Herrera, la cual fue celebrada por muchos sitios especializados debido a sus guiños a la cultura mexicana, y fue tomada por muchos como un reconocimiento a la belleza de los trajes típicos mexicanos, aunque hubo a quienes no les pareció.

Lo que en otros países ha sido calificado como un homenaje a nuestra cultura, tradiciones y vestido típicos, el gobierno mexicano ha acusado de plagio, por lo cual la Secretaria de Cultura ha enviado una carta en la que le pide una explicación a la diseñadora por el uso de estampados alusivos a México.

Alejandra Frausto, Secretaria de Cultura, envío este lunes una carta donde reclama la integración de elementos artesanales a la colección mencionada y pide que explique qué llevó a la marca a usar elementos cuyo “origen está plenamente fundamentado”, además de aclarar si comunidades como Tenango de Doria o el estado de Saltillo (de donde son los famosos sarapes) se van a beneficiar de las ventas de su línea de ropa.

Frausto también aseguró que esta situación podría llevar a un debate mundial sobre los derechos de los indígenas en situaciones similares.