El combate a las drogas y la reducción en el consumo de las mismas es una prioridad para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es por eso que el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, contempla el levantamiento a la prohibición de las mismas como la una solución radical y distinta a lo que hicieron gobiernos anteriores.

“La única posibilidad real de reducir los niveles de consumo de drogas residen en levantar la prohibición de las que actualmente son ilícitas y reorientar los recursos actualmente destinados a combatir su trasiego y aplicarlos en programas de reinserción y desintoxicación”, asegura el documento entregado por el Ejecutivo federal a la Cámara de Diputados.

En materia de estupefacientes el documento asegura que “la estrategia prohibicionista es ya insostenible, no solo por la violencia que ha generado sino por sus malos resultados en materia de salud pública. El modelo prohibicionista criminaliza de manera inevitable a los consumidores y reduce sus probabilidades de reinserción social y rehabilitación”.

“La alternativa es que el Estado renuncie a la pretensión de combatir las adicciones mediante la prohibición de las sustancias que las generen y se dedique a mantener bajo control las de quienes ya las padecen mediante un seguimiento clínico y el suministro de dosis con prescripción”, seguido de tratamientos de desintoxicación personalizados y bajo supervisión médica, asegura la propuesta de legalización.