Desde pequeños se nos inculcó que debíamos tener excelentes calificaciones para triunfar en la vida, por eso pasamos nuestra infancia y adolescencia esforzándonos por obtener la mejor calificación, pero un estudio acaba de desmentir lo que nos decían nuestros padres.

Erik Baker presentó un estudio que revela que las personas más exitosas en el mundo se graduaron de la universidad con calificaciones considerablemente bajas, esto se debe a que decidieron romper las reglas del sistema y así, desarrollar sus talentos sin temor a ser encasillados en un numero aprobatorio o reprobatorio.

Esto no tiene nada que ver con la inteligencia o la capacidad para aprender; más bien se relaciona con el hecho de que estas personas con calificaciones bajas suelen tener menos miedo de ir más allá de lo que la sociedad establece.


El reporte detalla que las personas acaudaladas lo son porque en la vida laboral y en los negocios se atreven a romper las reglas y hacer las cosas distintas, lo que ayudó a estos casos a trascender.