Por: Ulises Rodríguez

 

Luego de tres años y tras ser vinculada con el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, y señalada por diferentes delitos, Kate Del Castillo está de regreso en México. La actriz se encontró con la prensa para hablar de su situación legal, profesional y de su faceta como empresaria.

En octubre de de 2015, la actriz Kate Del Castillo, se entrevistó con el Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera, con el fin de evaluar la posibilidad de producir una película serie o documental sobre su vida, en enero de 2016, dicha entrevista se hizo pública y coincido con la re captura del señor Guzmán.

“Hoy, a decir del fiscal Adam Fels, Sean Penn ayudó a su ubicación y posterior captura. Yo no estaba enterada de tal situación y esta es la traición de la que he estado hablando todo este tiempo”

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, Kate Del Castillo, fue víctima de una persecución penal injustificada, según aseguró en dicho encuentro, así como también reveló los cuatro puntos en que sus derechos fueron violentados.

“La PGR filtró información a los medios de comunicación lo cual es una acto ilegal, tal situación propició que se detonara un verdadero juicio mediático que afecto mis derechos a la horna, dignidad, libertad de expresión y pensamiento, al presentarme ante la sociedad como delincuente, violando mi condición de mujer y mi presunción de inocencia.

Se vulneró mi derecho de defensa al citarme al declarar ante la PGR como testigo, cuando en realidad estaba siendo investigada, lo que me impidió fijar una postura en la investigación y lo más importante es que me impedía presentar pruebas sobre  mi inocencia , así como contar con un abogado que me representara pues solamente con el carácter de indiciada podía contar con esos derechos fundamentales.

Al día de hoy, ni mis abogados ni yo hemos tenido acceso a dicha investigación porque ,las autoridades han sostenido que como testigo, no tengo derecho a ello pese a haber sido investigada en mi persona, bienes, derechos y pertenencias, al igual que mi familia, es decir, la PGR simuló mi calidad de testigo cuando era realmente investigada.

La investigación por parte de la PGR, en vez de haberse resuelto, se mantuvo abierta injustificadamente causándome con esta situación un daño a mis derechos humanos ya que se violentó mi derecho a la presunción de inocencia y libertad de expresión, además fui atacada por el simple hecho de ser mujer, cuando a los tres hombres que me acompañaron, nunca se les investigó”.

 


La actriz aseguró que la PGR contribuyó a que los medios y la opinión pública la señalaran por supuestos nexos con el crimen organizado, así como se aseguró que existían indicios de que había cometido los delitos de lavado de dinero y encubrimiento, entre otros, por lo cual exige una indemnización en términos integrales y justos, la cual reveló posteriormente, asciente a los 60 millones de dólares.

“Al día de hoy se tiene una percepción negativa de mi persona al estigmatizarme entre otras cosas, como si fuera una persona vinculada al crimen organizado, incluso con nexos sentimentales con los líderes que lo encabezan. El hecho de que sea figura pública no justifica las injerencias e intromisiones en mi vida privada por parte de las autoridades como acertadamente lo declaró un juez federal, ya que dicha información no está relacionada con mis actividades profesionales que son las que tiene en todo caso, proyección y notoriedad. La ley establece que toda investigación debe mantenerse bajo severo secreto sin excepciones… yo fui la excepción.”


La divulgación de información falsa, que dolosamente filtró la autoridad, según Del Castillo, tuvo como consecuencias que se viera seriamente dañada en su honor, reputación y el desarrollo de sus actividades profesionales “al grado de cancelarme contratos artísticos y cuentas bancarias, así como iniciar auditorias fiscales en mi contra, impidiéndome viajar a mi país por miedo a ser detenida ilegalmente por el Gobierno de México”.

Entre otras cosas, Kate reveló que es escrutinio público al que fue sometida, estaba enfocado en generar una cortina de humo que tenía como propósito distraer a la población de los verdaderos problemas nacionales: “La corrupción; que se haya escapado el señor Guzmán Loera por un túnel de una prisión de máxima seguridad y que no lo habían logrado capturar; el caso de Ayotzinapa; la baja popularidad del entonces presidente, por mencionar nada más algunos, utilizándome a mi como distractor”.

 

La protagonista de ‘La Reina del Sur’ aseguró que este encuentro con los medios era para celebrar su regreso: “Yo no tengo nada que ocultar, no cometí ningún delito y fui víctima de una persecución política, yo les pregunto a ustedes ¿cómo se explican que fui la única perseguida? el Estado me persiguió y me atacó por mi condición de mujer y ser persona pública; por ser una crítica del gobierno, por el mensaje que envié vía Twitter en enero de 2012; por entrevistar al hombre más buscado del mundo; por haber exhibido una vez más a las autoridades que permitieron la fuga y luego su ineficiencia para la recaptura; por haber cuestionado la procedencia del dinero para la compra de la Casa Blanca (de Angélica Rivera), estas preguntas se las dejo para que ustedes lleguen a sus propias conclusiones”.


Antes de despedirse, la actriz aseguró que ha desistido de su idea de llevar la vida del capo mexicano a las pantallas, así como aprovechó para enviar un mensaje al actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador: “(el gobierno actual) tendrá como reto resolver temas relevantes como la impunidad, inseguridad, derechos humanos, desigualdad, migración, trata de personas, corrupción, entre otros. De ante mano le agradezco al presidente sus buenas intenciones dadas a conocer a través de diferentes comentarios realizados ante la prensa acerca de mi persona”.

“Mi viaje a México es con el propósito de estar y convivir con mi familia después de varios años de ausencia, pasar las fiestas juntos, descansar, recargar energías y recibir el año 2019 llena de amor, con mi familia y mi querido México”, finalizó