Muchas personas son fanáticas de las hamburguesas, sin embargo para las reservas de agua a nivel mundial, son sus peores enemigas. Un estudio realizado por ONU Medio Ambiente sacó a relucir el asunto.

Resulta que la carne de res está secando al planeta, pues según reveló dicho estudio, por cada hamburguesa de un cuarto de libra, se deben usar mil 695 litros de agua, entre otras cosas para plantar la soja, crear los pastos, para los restaurantes, etcétera.


La demanda tan alta de carne a nivel mundial, ha provocado que la industria ganadera sea una de las más contaminantes del planeta debido a la descomposición de materia orgánica, puesto que es una de las principales fuentes de emisión de metano.


Como una solución a esta problemática, la división ONU Medio Ambiente, busca fomentar el consumo responsable de la carne de res, así como consumirla solamente de granjas ecológicas y no de producción industrial.